jueves, 11 de noviembre de 2010

de artes y oficios




De artes y oficios

En la tibieza de la tardecita de la rambla montevideana, pienso en todos los poemas que nunca escribí, pero que sin embargo me habitan.

Por ejemplo: hubo en mi vida un tiempo en el cual cada mañana al despertar, bostezando estiraba mis alas, y me prometía a mi mismo escribir algunos versos sobre el arte de resucitar. Por supuesto que nunca llegue a concretar ningún poema al respecto, pero de todos modos, adquirí cierta maestría en el oficio de volar.

También hubo un momento en que busque la palabra adecuada, el adjetivo preciso,el verbo correcto que me ayudara a nombrar ,aunque solo sea precariamente ,lo que siento por ti.

Entonces leí poetas con el don de nombrar todo aquello que las palabras no pueden explicar. Y si bien debo admitir que no aprendí el arte de poetizar, en cambio descubrí el oficio de permitirme asombrar.








12 comentarios:

  1. Es cierto,a ti te habita mucha poesia.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay quienes tratamos de versar...hay quienes versan la vida y la esculpen como una obra completa, con música, palabras y alas rozando las almas. Tú eres un artista tallando almas, desde la tuya hacia las almitas que viven bajo los árboles.
    Me emocioné mucho con tu escrito Luis. Tu vida es poesía.

    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso, siempre me sorprendes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Quien no sabe volar, no puede versear...
    No se es poeta por saber rimar... se es por saber asombrar...!
    Un beso grande poeta...!!!

    ResponderEliminar
  5. Amigo, te diré que sabiendo volar, tenés todo el camino hecho.

    Poesía no es aquello que pensás, es aquello que sentís. Por esa razón, aunque pienses que no sabés poetizar, en realidad sí lo sabés y lo demostraste recién con este escrito, en el que, diciendo lo que sentías, convertiste tus palabras en versos preciosos.

    ResponderEliminar
  6. cada quien tiene su pulso y su voz
    cada quien sabe cuando y porque le brotan los versos
    cada quien tiene sus propios códigos y en ellos vive su originalidad

    un abrazo grande
    tienes alas y son preciosas ...así que vuela
    vuela en lo que nos queda , en lo que nos late la vida

    ResponderEliminar
  7. ¡Además de buen maestro fuiste buen alumno!

    Me encantó-adoré-memató esa forma de contar tu arte y oficio.

    Yo creo que uno siempre está en la búsqueda de la mejor expresión, de cómo hacer para decir mejor esto que siento, esto que me agobia, esto que intuyo y a veces las palabras se encuentran ya escritas y da igual, era eso, así tal cual lo que yo quería decir, no importa si lo he creado yo, o si soy un mero intermediario, importa que llega a quien yo quiero con la intensidad que yo siento.
    Por otro lado creo que ya está todo escrito, cambian las formas, los estilos, la manera de abordar infiernos o paraísos, pero las miradas del asombro siempre son nuevas.
    ¿no pensaste en eso?

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El buen poeta, vuela alto...allí donde sus sueños se dejan ver.
    Cordiales saludos desde Berlín.

    ResponderEliminar
  9. Para un poeta siempre hay cosas que no puede nombrar de ahí nace el arte y el oficio de peoetizar, de andar buscando entre las palabras ese "arte de resucitar". hermoso tu texto. Cariños

    ResponderEliminar
  10. Oficio bien aprendido... el de asombrar... el de volar es mas bien una costumbre.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN