martes, 25 de mayo de 2010

sembrador de estrellas






Muy tarde por la noche Nasrudin se encuentra dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasa por allí un vecino.

- ¿Qué estás haciendo Nasrudín, has perdido alguna cosa?- le pregunta.
- Sí, estoy buscando mi llave.
El vecino se queda con él para ayudarle a buscar. Después de un rato, pasa una vecina.
-¿Qué estáis haciendo? - les pregunta.
- Estamos buscando la llave de Nasrudín.
Ella también quiere ayudarlos y se pone a buscar.
Luego, otro vecino se une a ellos. Juntos buscan y buscan y buscan. Habiendo buscado durante un largo rato acaban por cansarse. Un vecino pregunta:

- Nasrudín, hemos buscado tu llave durante mucho tiempo, ¿estás seguro de haberla perdido en este lugar?
- No, dice Nasrudín
- ¿dónde la perdiste, pues?
- Allí, en mi casa.
- Entonces, ¿por qué la estamos buscando aquí?
- Pues porque aquí hay más luz y mi casa está muy oscura.

(cuento tradicional sufi)


Generalmente las personas evitamos enfrentarnos a nuestra propia oscuridad porque creemos que esta nos puede tragar, ya sea en forma de miedo, depresión, angustia…

Pero es justamente en la oscuridad donde debemos brillar y es en el único lugar donde realmente podemos ser sembradores de estrellas.



Esta estatua que se encuentra en Kaunas, Lituania,durante el día puede pasar desapercibida, como muestra la foto.





Pero al llegar la noche ,podemos comprender el porque de su titulo :El sembrador de estrellas.






19 comentarios:

  1. Ya se que no se trata de elegir, pero si tuviera o quisiera hacerlo, me costaria decidirme entre tu conclusión del cuento y la estatua del sembrador de estrellas. Guardaré ambas en mi recuerdo.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  2. Es genial el texto, pero sobre todo las dos fotos me encantaron.

    Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

    ResponderEliminar
  3. Excelente el texto y totalmente de acuerdo, es en la oscuridad donde están las respuestas ocultas. Bellísimo texto y bellisimas y representativas imágenes.

    Un gustazo leerte Luis. Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Qué belleza me traes hoy...así es de cierto, recuerdo a Demian de Hesse :Dios tiene muchas formas de empujarnos a la soledad y a nosotros mismos...
    Que gran cuentito para meditar siempre...nos acercas.
    un abrazo Luis*

    ResponderEliminar
  5. No siempre la luz nos permite ver claro, precisamente, donde mejor podemos ver es en nuestro interior a pesar de que no siempre haya mucha luz. Preciosa foto

    ResponderEliminar
  6. Hermoso texto... pero cómo se hace para brillar en la oscuridad... para sembrar estrellas hay que tener luz propia...
    Difícil tarea... no imposible... pero difícil... sobre todo cuando se está solo y deprimido...

    ResponderEliminar
  7. Brillantes ambos, brillante vos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me encantó la conclusión que sacas de este chiste, como cambian las cosas cuando cambiamos la perpestiva!!!. Las estrellas brillan en la oscuridad, como el amor y la amistad. Un saludo y gracias por tu visita, he pasado varias veces por esta tu casa y me siento muy bien leyendo y viendo, como tienes muchisimos comentarios, no supe que decir, desde aquí sólo decirte felicitaciones por tus letras con tanto sentido y sentimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Enfrentarse a la sombra y saber que no te devora te da una perspectiva mucho más positiva de las cosas.
    No se si todos podemos sembrar estrellas, pero podemos trabajar para que nuestra propia luz no se apague.

    Me encantó el juego de sombras de la estatua!!!

    ResponderEliminar
  10. Amiga Soledad:
    Claro que todos podemos sembrar estrellas,tu misma eres un ejemplo de que es posible hacerlo.
    Al cuidar nuestra propia luz por simple reflejo, iluminamos un poco al que tenemos al lado.(quizas por eso este blog se llama usa el reflejo). Demás esta decir que el reflejo de la luz de los otros tambien nos iluminan

    Utilizar las palabras para aclarar e iluminar,disipando oscuridades e ignorancias es una buena forma de sembrar estrellas y en eso estamos ...
    Y aunque suene paradojico digo: Amiga Soledad se te agradece tu compañia en este camino.

    Un abrazo montevideano.

    ResponderEliminar
  11. Reina:
    tu habitual presencia enriquece siempre este espacio. Por supuesto que el gran reto es brillar "a pesar de"...
    Caetano Veloso canta :El hombre/mujer nacio para brillar no para la miseria.
    Creo firmemente en estas palabras y las recuerdo en los momentos de tinieblas.

    Un beso montevideano para la Reina de B:Aires.

    ResponderEliminar
  12. Marina:
    Bienvenida a mi guarida,gracias por tu presencia.
    estamos visitandonos mutuamente.

    ResponderEliminar
  13. Maria:
    que agradable sorpresa leer un comentario tuyo.
    Que paso con tu blog?
    Se extraña tu decir poetico.
    Espero que pronto podamos estar leyendo tu poesia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, muy bueno, Luis.
    Alegra volver a verte por mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Genial Luís, el texto por supuesto y la foto, sorprendente. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Que bueno el cuento.
    Y la estatua es una maravilla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, gracias, gracias
    Gracias por tu espacio tan inspirado
    Gracias por hacernos recordar
    Gracias por la sincronía
    Gracias por tu aporte de luz
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  18. Me quito el sombrero.

    Un saludo.
    INZ

    ResponderEliminar
  19. ¿Me encanta! Todo lo que veo y leo aquí me llena plenamente.
    "Generalmente las personas evitamos enfrentarnos a nuestra propia oscuridad porque creemos que esta nos puede tragar, ya sea en forma de miedo, depresión, angustia…

    Pero es justamente en la oscuridad donde debemos brillar y es en el único lugar donde realmente podemos ser sembradores de estrellas."

    Me llevo con tu permiso este trocito de tus letras .
    Un saludo y muchas gracias por todo lo que recojo aquí

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN