jueves, 13 de mayo de 2010

CANTA




Entro en el bosque y me asiento en el silencio.
En torno a mí las inquietudes se sosiegan
como las ondas sobre la superficie del lago,
y las preocupaciones se aquietan
como el ganado que pace tranquilo.

Entonces aparece aquéllo que me teme
y permanece un instante ante mis ojos
para desaparecer un momento después
llevándose consigo sus temores.
Canta y escucho su canción

Luego surge aquéllo a lo que temo
y perdura un instante ante mis ojos
para desaparecer un momento después
llevándose consigo mis temores.
Canta y escucho su canción.


WENDELL BERRY






4 comentarios:

  1. Aaaaah! No sabes , no sabes lo que significa esta canción y los recuerdos vivos, sublimes de una época inolvidable de amor, alegría y aventura. Y rematar leyendo ese divino poema. Buen momento para levantar el ánimo, y sentir esos años de adolescencia. Maravilloso! Un fuerte abrazo. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. No te imaginas la alegría que me dió al ver tu comentario Luis!!! me había preocupado cuando quise entrar a tu blog y lo encontré cerrado. Luego supe a traves de Patricia, los motivos, pero me alegra ver que lo has retomado!!!!
    Muchas gracias por tus palabras!!! Es todo un honor para mí.

    Hasta pronto y por favor si te tienes que ir nuevamente Avisaaa...me he preocupado. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. que hermoso :) apropiado para comenzar mi día libre de temores.. gracias
    saludos!

    ResponderEliminar
  4. No pude oir la canción , en otra ocasión será. También pasé hace unos días y no encontraba este blog. me alegra que esté de nuevo en abierto , es precioso. Muy bello e inteligente el poema de
    WENDELL BERRY- Aún conociendo aquello que tememos y aquello que nos teme, canta y escucha su canción...

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN