viernes, 28 de mayo de 2010

Amor ideal








Desde Egipto, Nasrudin.

Nasrudin conversaba con un amigo.

- Entonces, ¿Nunca pensaste en casarte?

- Sí pensé -respondió Nasrudin. -En mi juventud, resolví buscar a la mujer perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco, y conocí una mujer muy espiritual y linda; pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.

Continué viajando, y fui a Isfahan; allí encontré una mujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita.

Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita, religiosa, y conocedora de la realidad material.

- ¿Y por qué no te casaste con ella?

- ¡Ah, compañero mío! Lamentablemente ella también quería un hombre perfecto.





Desde Nueva York: Woody Allen

"Nunca había sido capaz de enamorarme
no había encontrado a la mujer perfecta; siempre había algo malo. Y entonces conocí a Doris
una mujer maravillosacon una gran personalidad. Pero por alguna razón no me atraía sexualmente no me preguntes por qué. Luego conocí a Rita, un animal indecente, problemática. Me encantaba irme a la cama con ella pero después siempre deseaba volver con Doris.
Entonces pensé si pudiera poner el cerebro de Doris en el cuerpo de Rita sería maravilloso. Y pensé ¿por qué no?
Así que preparé la operación y todo fue perfectamente cambié las personalidades e hice a Rita una mujer ardiente
dulce, sexy, maravillosa madura... Y me enamoré de Doris." (Stardust Memories)






... la idea del amor romántico, que, en su versión masiva, nació en el siglo XIX, nos ha hecho a los humanos un daño fenomenal. Sobre todo a las mujeres, que por lo general seguimos proyectando sobre los hombres monumentales quimeras. Un cómico francés llamado Arthur dijo en uno de sus espectáculos una frase que me parece genial: "El problema de las parejas es que las mujeres se casan pensando que ellos van a cambiar y los hombres se casan pensando que ellas no van a cambiar".

Tiene razón: la inmensa mayoría de las mujeres estamos empeñadas en cambiar al otro para que se adapte al sueño rutilante que tenemos de él. De hecho, ni siquiera somos conscientes de que queremos cambiarlo; pensamos que en realidad nuestro amado es así como nosotras lo soñamos, sólo que anda un poco perdido, un poco herido, un poco aturullado; y que nosotras conseguiremos salvarlo de sí mismo, es decir, de la parte mala de sí mismo, para que emerja en todo su esplendor el príncipe azul.

Pero claro, nadie es capaz de cambiar a nadie (por no entrar en el hecho de lo injusto que es pretender tal cosa); y entonces, con el paso del tiempo, a medida que nuestros sueños se van dando de bruces con el ser real, y a medida que vamos perdiendo la esperanza de que algún día nuestro hombre llegue a ser ese tipo sublime que nos hemos inventado, es cuando nosotras empezamos a cambiar. Es decir, apagamos el reflector que lucía en nuestros ojos cuando mirábamos a nuestra pareja, haciéndole creer que nos parecía maravilloso; y nos ponemos a protestar y a refunfuñar, a criticar y a exigir, a quejarnos y a frustrarnos, porque se nos ha quebrado la fantasía. Nos convertimos en unas ásperas gruñonas. Es un proceso que puede llevar mucha amargura y, en los peores casos, la vida común llega a ser un infierno...

Rosa Montero.

El País semanal.




14 comentarios:

  1. Gran verdad Felipe!!! es así. No existe la perfección en el ser humano.. siempre carecemos de algo. Supongo que amar significa amar lo bueno y lo malo del otro aceptándolo tal cual es.
    Un abrazo grandote y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Nadie cambia a nadie... pero todos cambiamos en algún momento, de lo contrario seríamos criaturas dependiendo de mamá y papá siempre...
    Crecemos y eso nos cambia... el problema principal de las parejas es crecer desparejo, aprender distintas cosas, tomar diferentes rumbos... y al final ya no sabemos a quién tenemos al lado y difícilmente podamos encontrarnos en el camino...
    Se suele decir "no sos el/la mismo/a que yo conocí"...
    Yo sólo puedo decir "crecí, ahora pienso solita"
    No siempre el problema es la idealización del otro...
    Y como dice Woody Allen... generalmente nos termina atrayendo el que no es tan perfecto... será porque es más humano...?
    Muy buena entrada...
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Precisamente el amor se basa en nuestra imperfección, sino no tendría razón de ser, no sería Amor. Muy bueno! muchos saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me agrado leer este articulo...Creo que es la eterna lucha de poder...La que no permite amar los defectos del otro...

    Que tengas un buen fin de semana

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Patológicamente.
    Es así.
    Menos cuentos de Príncipes azules salvarían a muchos amores.
    Y no olvidarse que parte de la crianza de un hijo varón es enseñada por la madre, así que hay que dejar de quejarse y hacer las cosas bien.
    Ay.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Leo la calidad de las opiniones vertidas en los comentarios y realmente me siento orgulloso de las reflexiones que originan los post publicados.

    Esto me hace comprometer a mantener ,en la medida de mis posibilidades,la creatividad de la propuesta.

    Gracias mil.
    LUIS

    ResponderEliminar
  7. El dibujo del final retrata muy bien la realidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre me hiciste reír, pero no encontré nada sobre "la cabeza dura"

    No importa, tus reflexiones y tu sentido del humor siempre se agradece.

    Las Perras Negras esperamos ayer haber cumplido con lo prometido, Pancho que fue el invitado que llevamos para ampliar sobre Dylan quedó en visitar tu blog y pasarte el link de su programa porque ya tiene fecha de cuándo será el programa de Dylan:)

    Un abrazo (y mil gracias por tu comentario en mi blog, precisamente ahora voy a leer el link que me dejaste)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, gracias, gracias
    Gracias por tu espacio tan inspirado
    Gracias por hacernos recordar
    Gracias por la sincronía
    Gracias por tu aporte de luz
    GRACIAS

    (Y no, no es reiterativo, es agradecimiento)
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Pato:
    realmente me emocione cuando leiste el texto de Gracias Mr Dylan,ese post para mi es importante por el periodo de mi vida que cuenta y las personas implicadas (incluido el propio Dylan).

    Gracias a ti y a Perras Negras.

    Te dejo aqui el link de Cabeza dura:http://usaelreflejo.blogspot.com/2010/05/cabeza-dura.html

    ResponderEliminar
  11. Muy buena entrada , bien elegidos los textos , y además lo mejor de todo es compartir la sonrisa...
    Añadiría que la idea del amor romántico dañó antes y ahora... y ahora por partida doble...en la fantasía nada está a la altura de la realidad y en eso no se distingue el hombre o la mujer...

    Genial Woody Allen...

    ResponderEliminar
  12. Gracias Luis, me he reido mucho (a carcajadas) primero con la muerte de los blogs y segundo con el cuetionario y respuestas sobre qué era ser un blogger y demas imbecilidades por el estilo, qué manera de reir por favor!!!!!!!!!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Interesante este post. Ciertamente los jovenes que comienzan a conocer lo que es el amor, consideran que el amor es como en las peliculas, los cuentos que nos leyeron de niños, o que el galan se parecera al actor de la novela de moda y hara de todo para conquistar a la amada. Por eso, hay q ser amplio de criterio y amoldarnos como plastelina y sacar de nuestra mente la idea del principe, eseque solo se encuentra en disney!

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN