miércoles, 12 de mayo de 2010

No se puede prever







No se puede prever. Sucede siempre
cuando menos lo esperas. Puede pasar que vayas
por la calle, deprisa, porque se te hace tarde
para echar una carta en correos, o que
te encuentres en tu casa por la noche, leyendo
un libro que no acaba de convencerte; puede
acontecer también que sea verano
y que te hayas sentado en la terraza
de una cafetería, o que sea invierno y llueva
y te duelan los huesos; que estés triste o cansado,
que tengas treinta años o que tengas sesenta.
Resulta imprevisible. Nunca sabes
cuándo ni cómo ocurrirá.

Transcurre
tu vida igual que ayer, común y cotidiana.
"Un día más", te dices. Y de pronto,
se desata una luz poderosísima
en tu interior, y dejas de ser el hombre que eras
hace sólo un momento.

El mundo, ahora,
es para ti distinto.

Se dilata
mágicamente el tiempo, como en aquellos días
tan largos de la infancia, y respiras al margen
de su oscuro fluir y de su daño.
Praderas del presente, por las que vagas libre
de cuidados y culpas. Una acuidad insólita
te habita el ser: todo está claro, todo
ocupa su lugar, todo coincide, y tú,
sin lucha, lo comprendes.

Tal vez dura
un instante el milagro; después las cosas vuelven
a ser como eran antes de que esa luz te diera
tanta verdad, tanta misericordia.
Mas te sientes conforme, limpio, feliz, salvado,
lleno de gratitud. Y cantas, cantas.



Eloy Sánchez Rosillo...

(Las cosas como fueron.)









6 comentarios:

  1. tal vez puede que la luz dure sólo un instante...Esos instantes que pedimos que duren pero para mí que sólo somos aprendices del instante...

    Muy buena canción de los Beatles, la que acompaña al texto

    "Toma estas alas rotas y aprende a volar
    Durante toda tu vida
    Sólo esperabas este momento para alzar el vuelo."

    ResponderEliminar
  2. Esos instantes luminosos, renuevan, esperanzan, oxigenan. Y sus efectos duran un tiempo que no suele ser extenso. Yo diría que es como la embriaguez que produce un perfume y que luego se esfuma. Aún así, queda su recuerdo.
    Me encantó. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Ay, si es así.
    Ayer tuve un instante luminoso. Y volé, casi atravieso la estratósfera. Y hoy también vuelo de a ratos y pienso (eso me hace volar mas bajo, el pensamiento, porque se mete la razón en juego) pero ayer que todo era un castillo de aire sin ideas, solo sueños de ojos abiertos, era un farolito :)

    Qué hermosa canción, voy a escucharla otra vez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No conocía estos versos... los busqué para ver quién era el autor... encontré que este poema se llama "La Luz" y su autor es Eloy Sánchez Rosillo...
    Tiene otras cosas muy hermosas... me gustó "El mar estaba lejos"
    Este que trajiste es verdaderamente mágico...!!
    Cuál es la canción...? no puedo escucharla y no tiene título... Goear no simpre funciona bien, me pasa también en mi blog, a veces ni carga... :(
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Reina:
    Estos versos los recibi por e.mail sin el nombre del poeta y sin titulo.
    Gracias por pasarme el dato del autor,solo tenía el nombre de su libro de poemas,que coloque en el post:"Las cosas como fueron."

    Colocare su nombre en el post.
    Como siempre tu presencia enriquece a este blog.

    Reina de Baires:un abrazo montevideano para ti y tu corte.

    ResponderEliminar
  6. Increíble que todo lo que se relacione con alguien tenga alas !!
    Una canción cantada, con un antiguo amor...
    Un reconto de fotos de una actividad con pop y video y muchas sonrisas!!
    Un sueño, en buenos aires con un pájaro gris...
    Un ángel, fugaz ...
    Una imagen de Magritte, una pintura que es digna de regalar a hombres que tienen alas!!
    Posiblemente, la primer canción que toque en el violín!!!

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN