jueves, 6 de mayo de 2010

para tener en cuenta







Donkiproko es uno de mis blogs preferidos.

http://donkiproko.blogspot.com/

Alli Ale comparte sus fotos acompañadas de reflexiones tan sensibles como inteligentes.


Hace algún tiempo atrás publico un post con el titulo ”A tener en cuenta” donde con gran lucidez, Michael Laitman nos da su visión respecto a las relaciones creadas a través del mundo virtual.


Con tu permiso Ale.hoy lo publico en Usa el reflejo.











Para tener en cuenta

Las relaciones virtuales son el fruto de nuestra imaginación.

Mucha gente hoy en día crea "conexiones virtuales" en sitios sociales como Facebook. Conocen a otras personas, comparten fotos, e incluso establecen conexiones románticas. ¡Hay quienes incluso se enamoran de sus compañeros virtuales!


El motivo por el cual nos vemos tan atraídos a nuestros compañeros virtuales es porque la conexión que establecemos con ellos es inmaterial, no implica contacto físico, y es incluso "espiritual", en cierta forma. Como no estamos atados por limitaciones físicas, tenemos la libertad de pensar cuanta fantasía queramos, de atribuirle las mejores características a nuestra contraparte virtual, y de elevar nuestra conexión con ellos "hasta las nubes", por así decirlo. Nos auto-convencemos de que esta conexión es muy especial y que es una oportunidad para lograr un amor bello y perfecto.

Pero desafortunadamente, esto es sólo una ilusión. En el Internet, las características físicas de una persona están ocultas y sus aspectos internos son enfatizados. Uno puede expresarse de la forma en que quiera hacerlo, pero el problema es que perdemos contacto con la realidad en la medida en que nos sumergimos inconscientemente en este juego. Nos olvidamos que no estamos tratando con una persona real, sino con nuestra imaginación.

Cuando vemos a alguien en la vida real, en persona, entonces podemos saber si realmente posee ciertas características o no, y podemos ver si esas características son verdaderas. En el Internet, por otro lado, sólo vemos un cuadro (cuidadosamente elegido) y leemos unas cuantas líneas que lo más probable sean mentira, y nos vamos imaginando cosas que son completamente irrealistas. Pero, el momento en que nos encontramos con nuestros compañeros virtuales en persona, esta dulce fantasía explota como una burbuja de jabón.

Michael Laitman











7 comentarios:

  1. Es verdad... en la mayoría de los casos... pero a veces te encontrás con que esa persona detrás de la máquina terminó siendo mejor de lo que parecía... hay de todo... sólo hay que mirar bien y no dejarse engañar por nuestra propia fantasía...
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Luis....tan querido...no hacia falta tanta mencion, me da cosita... te agradezco pero siento que estoy invadiendo el espacio de Incal...para mi que hayas publicado la declaracion del cabalista Michael Laitman es mas que suficiente, me parece genial tu idea de compartir notas, entrevistas etc...vos me triplicas en seguidores y esto puede llegar a servirle a muchos, aunque sea a uno ya es mas que suficiente y de un valor increible, se que ese es tu proposito y el mio...y como estamos en red e interconectados de aqui saldran comentarios geniales como reflexiones

    te dejo todo mi cariño y un abrazo a la distancia desde BAires


    Alejandra

    Alejandra

    ResponderEliminar
  3. creo que el escrito es de lo más acertado. Bello blog el que mencionas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Puede que sea cierto. es muy lúcido el escrito, hay mucha fantasía en una relación virtual gracias a nuestra imaginación, pero he conocido amigas blogueras y ha sido un placer el momento compartido.

    Pero como dice muy bien ese papelito, mil máquinas jamás podrán hacer una flor :)

    Muy buen post.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido, sin embargo, los amigos virtuales muchas veces se convierten en materiales...
    A veces, el no conocer físicamente a una persona evita los prejuicios de los que es bastante difícil escapar.
    Tengo un "amiguito" muchísimo más joven que yo, con un aspecto físico que hubiese puesto una distancia inmediata de no haber mediado la virtualidad.
    Sin embargo nos queremos y nos ayudamos mucho, cada uno desde sus saberes y sus intereses, pero nos complementamos y nos cuidamos mutuamente.
    Y eso, no es poco!

    Mil máquina no hacen una flor, pero a veces hay flores que crecen a la sombra de las máquinas.

    Besos argentinos y virtuales!!

    ResponderEliminar
  6. por supuesto que nada es blanco o negro,hay muchos matices en las relaciones humanas tanto sean estas virtuales o fisicas.

    En lo personal no suelo chatear,ni tengo Faceboock,pero si me apasiona el mundo de los blogs porque me resulta una actividad creativa muy estimulante,gracias a la cual he tomado contacto con gente que sintoniza con valores similares a lo de uno y el intercambio es muy disfrutable.

    Conocer escritores de buenisimo nivel que posiblemente no hubiera conocido nunca ,es una de las mmaravillas de los blog.
    Fue asi por ejemplo que conoci a J.L.Estrella un poeta argentino excelente ,con el cual hemos intercambiado algunos e-mail.
    En una proximo post contare un poco lo rico de esta experiencia.
    Tambien gracias a los blog tome contacto con "Perras Negras"un programa de radio fuera de serie.

    Coincido con reina:hay que aprender a mirar bien,con discernimiento,el otro en realidad nunca o casi nunca nos engaña ,es nuestra propia fantasia la que hace su propia "historia"...

    Saludos.Luis

    ResponderEliminar
  7. Hola Luis, como va tanto tiempo. Como vos decís nada es blanco o negro, pero es muy real lo que relata el artículo. Hay mucha idealización y uno ve y escucha lo que quiere.
    No desvalorizo estos contactos, pero no hay nada para mí como el mirarse a los ojos. Nunca nada, creo que va a poder reemplazar eso.
    Se te extraña por la Caja.

    Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN