viernes, 6 de noviembre de 2009

Inteligencia militar???







Había una vez un niño llamado David N., cuya puntería y habilidad en el manejo de la resortera despertaba tanta envidia y admiración en sus amigos de la vecindad y de la escuela, que veían en él -y así lo comentaban entre ellos cuando sus padres no podían escucharlos- un nuevo David.

Pasó el tiempo .

Cansado del tedioso tiro al blanco que practicaba disparando sus guijarros contra latas vacías o pedazos de botella, David descubrió que era mucho más divertido ejercer contra los pájaros la habilidad con que Dios lo había dotado, de modo que de ahí en adelante la emprendió con todos los que se ponían a su alcance, en especial contra Pardillos, Alondras, Ruiseñores y Jilgueros, cuyos cuerpecitos sangrantes caían suavemente sobre la hierba, con el corazón agitado aún por el susto y la violencia de la pedrada.
David corría jubiloso hacia ellos y los enterraba cristianamente.

Cuando los padres de David se enteraron de esta costumbre de su buen hijo se alarmaron mucho, le dijeron que qué era aquello, y afearon su conducta en términos tan ásperos y convincentes que, con lágrimas en los ojos, él reconoció su culpa, se arrepintió sincero y durante mucho tiempo se aplicó a disparar exclusivamente sobre los otros niños.

Dedicado años después a la milicia, en la Segunda Guerra Mundial David fue ascendido a general y condecorado con las cruces más altas por matar él solo a treinta y seis hombres, y más tarde degradado y fusilado por dejar escapar con vida una Paloma mensajera del enemigo.


FIN.

Augusto Monterroso









5 comentarios:

  1. me gusta este rincón de red,
    grande este post.
    cortita y al pie groucho.

    p4

    ResponderEliminar
  2. Problemática la educación no?...
    ¿En qué minuto se da vuelta la tortilla? ¿cuándo deja de educar o educa para fines no previstos?
    Si uno toma conciencia de los definitivas que son algunas cosas entra en pánico!
    Como siempre Quino y Fontanarrosa... MARAVILLOSOS... y Marx otro tanto!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno,como siempre!
    El relato,una semblanza de uno de los costados mas oscuros del hombre,directo como un "hondazo".
    Siempre voy a coincidir con Groucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. No sé que decir...
    Me parece cruel el relato...Muy cruel.
    ......................................
    Beso

    ResponderEliminar
  5. ja... vaya dilema q a veces nos pone la vida..
    pero bueno la inteligencia de los militares siempre no ha sido tan buena..
    ovejitas.. na mas...
    besitos enmielados

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN