sábado, 1 de agosto de 2009

Tiempo de Borges



Es sábado de tarde, hace mucho frío en Montevideo. , estoy frente a la pantalla con una taza de café caliente a mi lado…

No tengo muy claro que voy a colocar hoy y a decir verdad no me siento muy inspirado a escribir algo en especial.

Miro mi archivo ¨material blog¨ donde voy recopilando poemas, artículos , noticias y mil cosas más para publicar en este espacio y encuentro a Borges y ya no me quedan dudas.

Si, hoy le toca a Borges.



Comencemos por algunas anécdotas que nos hablan de su peculiar sentido del humor.

Durante la dictadura militar alguien le comenta a Borges que el general Galtieri, presidente de la República en ese momento, ha confesado que una de sus mayores ambiciones es seguir el camino de Perón y parecerse a él. “¡Caramba! -interrumpe Borges- es imposible imaginarse una aspiración más modesta“.

Borges firma ejemplares en una librería del Centro. Un joven se acerca con Ficciones y le dice: “Maestro, usted es inmortal“. Borges le contesta: “Vamos, hombre. No hay por qué ser tan pesimista“.

Un joven poeta se acerca a Borges en la calle. Deja en manos del escritor su primer libro. Borges agradece y le pregunta cuál es el título. “Con la patria adentro“, responde el joven. -”Pero qué incomodidad, amigo, qué incomodidad”.

En la pausa de un acto cultural, el novelista Oscar Hermes Villordo acompañó a Borges al baño, situado en un primer piso al que se llegaba por una empinada escalera de madera. Cuando volvían, Villordo notó que Borges descendía los escalones demasiado rápido y, temiendo lo peor, le preguntó:”¿No deberíamos ir más despacio?” “Pero no soy yo – aclaró Borges -, es Newton.”


El escritor argentino Héctor Bianciotti recuerda una de las tantas salidas elegantes de Borges, cuando le incomodaban los halagos de la gente: Ocurre en París, en un estudio de televisión.
-”¿Usted se da cuenta de que es uno de los grandes escritores del siglo?“, lo interrogan.
-”Es que este“, evalúa Borges, “ha sido un siglo muy mediocre“.



Una mañana de octubre de 1967, Borges está al frente de su clase de literatura inglesa. Un estudiante entra y lo interrumpe para anunciar la muerte del Che Guevara y la inmediata suspensión de las clases para rendirle un homenaje . Borges contesta que el
homenaje seguramente puede esperar. Clima tenso. El estudiante insiste: “Tiene que ser ahora y usted se va“. Borges no se resigna ygrita: “No me voy nada. Y si usted es tan guapo, venga a sacarme del escritorio“. El estudiante amenaza con cortar la luz. “He tomado la precaución“, retruca Borges, “de ser ciego esperando este momento“.


Una revista de actualidad reúne a Borges con el director técnico César Luis Menotti. “Qué raro, ¿no? Un hombre inteligente y se empeña en hablar de fútbol todo el tiempo“, comenta Borges más tarde.


Borges y un escritor joven debatiendo sobre literatura y otros temas. El escritor joven le dice: “Y bueno, en política no vamos a estar de acuerdo, maestro, porque yo soy peronista“. Borges contestò: “Còmo que no? Yo tambièn soy ciego“.


En 1975, a los 99 años, muere Leonor Acevedo de Borges, madre del escritor. En el velorio, una mujer da el pésame a Borges y comenta: “Peeero… pobre Leonorcita, morirse tan poquito antes de cumplir los 100 años. Si hubiera esperado un poquito más…“.
Borges le dice: “Veo, señora, que es usted devota del sistema decimal“.


EL INGENUO

Cada aurora (nos dicen) maquina maravillas
capaces de torcer la más terca fortuna;
hay pisadas humanas que han medido la luna
y el insomnio devasta los años y las millas.

En el azul acechan públicas pesadillas
que entenebran el día. No hay en el orbe una
cosa que no sea otra, o contraria, o ninguna.
A mí sólo me inquietan las sorpresas sencillas.

Me asombra que una llave pueda abrir una puerta,
me asombra que mi mano sea una cosa cierta,
me asombra que del griego la eleática saeta

instantánea no alcance la inalcanzable meta,
me asombra que la espada cruel pueda ser hermosa,
y que la rosa tenga el olor de la rosa.

EL ÁPICE

No te habrá de salvar lo que dejaron
Escrito aquellos que tu miedo implora;
No eres los otros y te ves ahora
Centro del laberinto que tramaron

Tus pasos. No te salva la agonía
De Jesús o de Sócrates ni el fuerte
Siddharta de oro que aceptó la muerte
En un jardín, al declinar el día.

Polvo también es la palabra escrita
Por tu mano o el verbo pronunciado
Por tu boca. No hay lástima en el Hado

Y la noche de Dios es infinita.
Tu materia es el tiempo, el incesante
Tiempo. Eres cada solitario instanste



Los justos

Un hombre que cultiva un jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

8 comentarios:

  1. Gracias por traernos a Borges!! Inolvidable!
    También hace mucho frío, de este lado del río.
    Un saludo desde Corrientes.

    ResponderEliminar
  2. Pues has acertado Incal.
    Me has hecho pasar una tarde estupenda, en compañía de un maestro tan grande como él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Fascinante. Borges y encantada yo con tu visita.

    Me quedo cerca y leo.

    Un abrazo venezolano!

    OA

    ResponderEliminar
  4. Casi casi tengo hasta envidia. Frío.... Sólo de pensar que aquí, por Zaragoza estamos en alerta por calor....

    Me ha encantado la entrada de hoy, Incal. Fijo que vuelvo a pasar por aquí y leerte.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Luis tienes un blog muy interesante. Hay veces que uno no sabe que escribir y tú has dado con un post que es un homenaje a un gran escritor además que para mi era uno de mis favoritos, por su poemas, sus relatos, cuentos sus acotaciones...en fin, un hombre que repercutio en nuestra imaginación a través de ellos. Felicitaciones por tu blog, me adhiero a él y estas en mis favoritos, abrazos.

    ResponderEliminar
  6. felicitaciones por el blog. que tengamos claro o no lo que vamos a escribir todo fluye en el mejor de los modos si lo que publicamos llega a uno solo de nuestros lectores... muchas gracias por este homenaje tan sentido por tantos...

    un abrazo
    baci

    ResponderEliminar
  7. Un gran articulo sobre el Maestro Borges,
    felicidades.
    (Sus razones tendria el maestro, al pensar que el tiempo no pasa, que somos nosotros.
    Yo con todos mis respetos, y sin profundisar demasiado en el tema,
    Pienso que, el tiempo es sensación.
    Y desde que se le dio medida, “Pasa”
    Al igual que cada cosa o ser...)

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  8. La inteligencia tan rara deslumbra hasta la ceguera, y no queda mas que disfrutarlo.
    Qué placer este post!
    Me encanta tu blog, pero este post merece mi especial agradecimiento.
    Saludos

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN