martes, 13 de julio de 2010

A una razón




A una razón


Un golpe de tu dedo sobre el tambor descarga todos los sonidos y de comienzo a la nueva armonía.

Un paso tuyo es el alzamiento de los nuevos hombres y su puesta en marcha.

¡Tu cabeza se aparta: el nuevo amor! ¡Tu cabeza se vuelve: el nuevo amor!

"Cambia nuestras suertes, acribilla las plagas, comenzando por el tiempo", te cantan esos niños.

"Eleva hasta donde sea sustancia de nuestras fortunas y de nuestros deseos", te ruegan.

Llegada desde siempre, te irás por todas partes.

Rimbaud









6 comentarios:

  1. Hay personas especiales que tienen característica de invadirlo todo.

    Golpear el tambor con un dedo y provocar todos los sonidos, la razón es el amor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La fuerza del amor no tiene medida. Es infinita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Nuestro corazón es un tambor, que cuando está en sintonía llama al amor.
    Tum...tum....tummmmmm

    ResponderEliminar
  4. El amor que llevamos dentro mueve todo. Me gusta pensar que el amor esta en el corazón y no en la razón.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Arthur Rimbaud tenia un tipo de poseía rebelde y futurista pero profunda...
    Supe de él y me dejo fascinada, luego con la película de Leo di Caprio donde lo interpretó como un joven bastante impulsivo y tal vez era mas impulsivo de lo que pudo mostrar igual quede impregnada de tanta pasión y tanta locura...

    un beso Incal hasta el próximo reflejo ...

    ResponderEliminar
  6. Lo conseguiste, me hiciste reír :))

    Y el mal humor ya se me fue, soy de duración corta con los enojos, ajjaj!

    ¿Cómo llaman los montevideanos a los cacharros en los que se calienta agua para tomar deliciosa (también puede que asquerosa, depende) infusión verde vertida en especie de calabaza y consumida fervientemente por los habitantes del cono sur sudamericano?

    En mi barrio le decimos Pava a esa cosa ;)

    Besos y gracias por la risa!

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN