jueves, 22 de julio de 2010

de madre a hijo/ de hijo a madre




De madre a hijo.

Déjame que te diga algo, hijo:
La vida para mí no ha sido una escalera de cristal.
La escalera ha tenido tachuelas,
Y astillas,
Y tablones levantados,
Y lugares en los que no había ni alfombra-
Pelados.
Pero en ningún momento
He dejado de subirla,
Ni de alcanzar rellanos,
Ni de torcer recodos,
Y a veces, he avanzado en la oscuridad
Allí donde no había luz.
Así que, no te des por vencido, hijo.
No te quedes abajo
Porque descubras que es difícil el ascenso.
No decaigas ahora-
Ya ves, cariño, que yo aún sigo,
Yo todavía sigo subiendo,
Y la vida para mí no ha sido una escalera de cristal.

Langston Hugues (poeta afroamericano)




De hijo a madre


Después de largo viaje.

Me siento en el balcón a mirar la noche.

Mi madre me decía que no valía la pena

estar abatido.

Movete, hacé algo, me gritaba.

Pero yo nunca fui muy dotado para ser feliz.

Mi madre y yo éramos diferentes

y jamás llegamos a comprendernos.

Sin embargo, hay algo que quisiera contar:

a veces, cuando la extraño mucho,

abro el ropero donde están sus vestidos

y como si llegara a un lugar

después de largo viaje

me meto adentro.

Parece absurdo: pero a oscuras y con ese olor

tengo la certeza de que nada nos separa.


Fabián Casas.(Poeta argentino)




7 comentarios:

  1. Dos bellezas, Luis.
    Gracias por compartirlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias,... las lágrimas se me han escapado..es hermoso... ser madre... ser hijo...es duro ser madre... ser hijo..
    Un abrazo
    isla

    ResponderEliminar
  3. Ay Luis, se me llenaron los ojos de lágrimas y el corazón me roboza de emoción. Tan bellos textos y que bien reflejan los sentimientos de madre a hijo y de hijo a madre.
    Te felicito por estas elecciones y gracias por compartirlos.

    Un abrazo y que tengas un muy lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Debe ser lindo sentir así por una madre...
    Yo no he tenido buena relación con la mía... :(
    Mi abuela ocupó el vació... era de oro...
    Si, me pasa algo así con mi padre... no tengo ropas pero sí algunos objetos personales y sus fotos y el recuerdo de cada una de sus palabras.... siempre tenía la palabra justa cuando yo lo necesitaba...
    Ojalá mis hijos sientan por mí algo así... creo que sí...
    Lindo post, como siempre...
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Desde el blog de Ardaire me he encontrado con el tuyo y ya he venido varias veces a leer tus entradas. Enhorabuena porque tienes un espacio realmente acogedor y positivo. Y esta entrada es una delicia. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso el poema del hijo a la mamá.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN