sábado, 10 de julio de 2010

cronica poetica

En el bar


Estaba yo en un bar

cuando entró un santiagueño arrastrando

su complejo de Edipo.

Buscaba a la madre tierra

la que hacía más de un siglo

que acababa de mudarse

al potrero de la otra cuadra.

Pensé en mi madre

y me clavé un diente del peine

que estaba usando como tenedor

de libros.

Una rubia se me sentó al lado

y, mirándome con lujuria,

me dijo que se estaban cayendo

las bolsas del mundo.

No sabiendo yo a qué bolsas se refería,

recordé que a mí se me había caído

una bolsa de cemento arriba del dedo gordo.

Grité

como si me estuviese pasando en ese instante.

La rubia se sobresaltó y se convirtió en morocha

y, como a mí me gustan las morochas,

la invité a bailar

pero ella me dijo que era huérfana

y, en lugar de bailar,

lloramos.

En eso, y por mera casualidad,

llegó un pañuelo recién planchado

que nos fue muy útil.

Yo no tenía nada de sueño

y pedí otro vaso de sólido

porque no me gustan los líquidos

y me quedé mirando un cuadro

de situaciones bastante complicadas.

Aún los cuervos no graznaban en occidente

cuando entró un policía

y, luego de saludar a todos,

me llevó a mi casa.

Allí, mi mujer

me tomó las huellas dactilares,

me desnudó,

me encerró en una celda

y se llevó las llaves


27 de Enero de 2010 publico en este blog este fantástico poema del poeta argentino Jorge Luis Estrella y le escribo a su autor este e-mail:


Hola. Que tal ?

Sr. Jorge Estrella le escribo desde Montevideo, mi nombre es Luis Maya y tengo un blog llamado http://www.usaelreflejo.blogspot.com/ en donde he publicado un poema de su autoría y un video en donde usted recita tres poemas.
Realmente me entusiasmo publicar este post y por supuesto quería agradecerle por su obra.

También me gustaría compartir algunas opiniones de mis educandos a los cuales les leí su poema " En el bar".

Le explico: soy educador no formal y trabajo con chicos de doce a dieciséis años que viven en situación de extrema vulnerabilidad, es decir en asentamientos (el símil de las villas miserias argentinas).
Todos ellos son desertores de la escuela o educación secundaria.

A cada tanto leemos cuentos o poemas de distintos autores y ellos tambien escriben sus propios poemas.

Al leerles su poema Maicol (12 años) al enterarse que se le cayo una bolsa de cemento en su pie pregunto: ¿ Los poetas se dan la vacuna antitetánica?

Fernando (13 años) dijo que "ese hombre tiene buen corazón, no a cualquiera se le da por llorar ante una huérfana"

Lorena (15 años) opina que "será muy bueno, pero por algo la esposa lo encierra".

Jimena (14 años) dijo:"a mi me parece que este señor estaba un poquito loco"

Fabricio (16 años) : "la historia venia linda ,pero como siempre vienen los milicos y la cagan"

Andrés (14 años):" siempre se aprende algo , gracias a esta poesía ahora se lo que quiere decir lujuria".


Saludos desde Montevideo.



A los dos días recibo como contestación este e-mail:



Luis:


Ando con poco tiempo pero quería adelantarte que el mail recibido fue para mí una verdadera alegría no esperada y que me emocionó. Te agradezco profundamente y quiero mantener el contacto con vos. Te mandaré otros mensajes contándote más en profundidad lo que recibí de vos y de esos niños porque fue realmente muy importante. Es en ese dar y en ese recibir que creo yo que está la magia de vivir. Dar lo mejor de uno y recibir lo mejor de los demás.

Voy a ver bien el blog y a releer todo lo que me mandaste y te vuelvo a contestar.


Mil gracias nuevamente.


Jorge Luis Estrella



Hola Jorge:


Gran alegría recibir una respuesta de su parte.
Por supuesto que me gustaría recibir mensajes de usted contando lo que usted quiera.
En mi espacio con los chicos hemos leído a Benedetti , Horacio Quiroga, Roy Berocay y a usted ,por ahora se van enganchando con las lecturas.
Estamos en contacto y no dude en escribir para lo que usted quiera o sienta.

Saludos desde Montevideo.

Luis.



Un par de meses después Jorge me envía varios poemas de su autoria y decido publicar “Absurdo”(si quieren disfrutarlo hagan click aquí.para leerlo).

Demás esta decir que los poemas de Estrella me fascinan y lo considero uno de los hallazgos más brillante que descubrí de poesía argentina en los últimos tiempos.

Pero dejemos que sean sus poemas los que hablen:



LA RISA

Olía
a tristeza la tarde
pero él se puso a reír
y se rieron las ramas
de unos pájaros que volaban por ahí
y se rieron los cactus
del desierto que acababa de guardar en el placard
y las ratas que los escolares habían programado
cuidadosamente
y se rió el suicida mientras la cuerda lo ahorcaba
y se rió ella antes de irse para siempre
y se rieron las bocas de las tormentas
y el ajuste de los griegos.
Y mientras todos reían él pensaba:
“La risa es salud.”



PÓKER

El estupor de seguir jugando a la vida

mientras la muerte espera su turno.

Mis amigos ancianos, enfermos, medio locos

vagan por la penumbra de su quietud

mirándome como a un cuerpo extraño.

No sé jugar al póker

pero me gustan las cartas con las que se juega

y me gustan los labios de todas las mujeres

aunque sólo bese los de una.

Mi perra de apenas un año

corre por el departamento

y para ella sólo tiene sentido su excitación

convertida en juego.

Hoy la llevé al parque donde

mis amigos los árboles se abrazaban al cielo

hasta bailar con ellos

un tango.

El gobernador de Nueva York

no sé a qué jugó con las prostitutas

y su esposa lo miraba tiernamente

mientras él presentaba su renuncia

por televisión.

Escribí en Google la palabra olvido

y no recuerdo qué imágenes

de ángeles desnudos

invadieron la palma de mi mano.

Mi mujer me trajo los lentes,

los dejó arriba de la mesa

y ellos se pusieron a mirar lo que no existe

y estuvieron así hasta la una

Jorge presenta su primer libro de poemas.

Aquí les dejo la invitación :





Jorge Luis Estrella

acompañado de poetas amigos
presentara su libro
"Menú ejecutivo"


con el aporte musical de

PAKO RIZZO

el día 21 de JULIO de 2010

en el

BAR MONSERRAT

(San José 524-CABA)

a las 20 hs.


6 comentarios:

  1. Que hermoso todo lo que relatas Luis, esta comunicación con Estrella. Este ida y vuelta y claro, por los poemas que escribe este autor, comprendo que te hayas quedado prendado de sus versos. Son hermosos, pero es más hermoso, por lo menos para mí, la tarea que realizas, que vale muchísimo más que mil palabras. Lo que haces es escribir poemas en las almas de esos chicos, con tinta indeleble. Probablemente olvidarán los versos con el tiempo, pero jamás podrán ovidar lo que has hecho en ellos, lo que les has dado.
    Un honor para mí conocerte, por lo menos a través de tus letras.
    Y gracias por traer a este magnifico poeta.
    Un abrazo Luis,cruzando el charco no más!.

    ResponderEliminar
  2. Empecé a leer "En el bar" y las palabras me fueron enganchando una a una. Dije.....que es esto???. No conocía a Estrella, pero me ha dejado fascinada. "Dar lo mejor de uno y recibir lo mejor de los demás".

    Incal, me quito el sombrero que no tengo, ante seres humanos como vosotros. Dicen que el corazón se expande conforme se va llenando de amor..y me gustan los corazones grandes.
    Gracias por enseñarme...gracias desde mi corazón...que quiero que un día también sea grande.

    ResponderEliminar
  3. Son bellos los poemas de Jorge... son como el pensamiento... van de una cosa a otra relacionados como lo hace nuestra mente... son frescos y dulces y tiernos y profundos...
    Me gustan...

    ResponderEliminar
  4. bravo por Estrella, bravo por Luis!


    besos*

    ResponderEliminar
  5. Se que este blog tiene varios seguidores argentinos ,si alguno de ustedes va a la presentación del libro de Estrella les pido que le den un abrazo de mi parte.

    Gracias.
    Luis

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno haber descubierto un poeta de puta madre!! Excelente post.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN