lunes, 5 de abril de 2010

puzzle de tres piezas.


X , Y, z


Cuando X e Y están juntos, se pasan la tarde hablando de Z. Los dos están de acuerdo en lo mucho que quieren a Z, por eso mismo, no pueden aceptar lo inconveniente que son sus bromas, el mal gusto de sus opiniones, la incoherencia de su actitud política o sus pantalones de cuero, por poner un ejemplo.

Asimismo, cuando Z llama por teléfono a X suelen hablar de Y. La quieren a rabiar, por supuesto, y precisamente por eso les resulta incomprensible su cursilería al comentar una película, que este saliendo con ese imbécil o que lleve años aprendiendo inglés y lo pronuncie tan mal, entre otras cosas.

Ni que decir tiene que cuando Y y Z pasan la tarde juntos, la pasan hablando de X, al que, como no , quieren como un hermano desde hace años. Lo que ocurre es que X se pone pesadísimo contando anécdotas del trabajo, su mujer es insoportable y, encima, se vuelve terrible pelmazo cundo toma un par de copas.


Hoy han quedado los tres X ,Y y Z.

Se sonríen unos a otros sin tregua. X le dice a Z lo bien que le queda su chaleco de cuero, que hace juego con sus preciosos pantalones.

Z le pregunta a Y el titulo de una película en inglés , que se le ha olvidado .

Y se interesa por la mujer de X y le invita a tomar una copa.

A veces , a solas , los tres se encuentran sombríos y tristes , piensan que hay algo en su vida que no encaja.

Sin embargo , no sabrían decir que es.



L.F.










12 comentarios:

  1. Has sacado una radiografía de las relaciones de los seres humanos, no digo de todos, pero sí de una gran mayoría, en esta sociedad falsa e hipócrita.
    Pero en el final, esa sensación de que algo no encaja, deja una puerta abierta a la esperanza del cambio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. seá cuestión de integrarse al resto del abecedario?
    mmm...no sé...

    muy bueno!
    besos*
    Silvia Z.

    ResponderEliminar
  3. No hay que fiarse de las letras. Mucho menos de las consonantes. A las vocales -muchas veces con la silente ayuda de una hache-, de vez en cuando, se les escapa alguna que otra verdad.

    Muy buena la entrada.

    ResponderEliminar
  4. Dejas en una entrada muy particular e ingeniosa, lo terrible y oscuro del ser humano, a pesar de la soledad y necesidad. Muy bueno. Y la comparación fantástica, me hizo gracia. Un fuerte abrazo!.

    ResponderEliminar
  5. Quizás sea la mujer de X... jaja
    Muy bueno...!!!

    ResponderEliminar
  6. Me viste con mis amigos? Cuando fue eso?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Falsedad pura y dura, lo peor es que lo saben, pero cuando empiezan a sentir ese cosquilleo inquieto de la ansiedad que provoca esa respuesta encienden la TV idiota y se duermen mirando un gran par de gomas o escuchando canciones de Arjona, qué se yo...

    Besos y espero ese post :) haciendo girar los pulgares de mi mano :)

    ResponderEliminar
  8. Debe ser cierto aquello que dicen de que tres son multitud.

    ResponderEliminar
  9. Tres nunca es un buen número para una pareja, de lo que sea, pero mas allá de eso siempre tengo en cuenta que cuando X habla de Y mas habla de X que de Y y así sucesivamente.

    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  10. Pocas relaciones he conocido en las que sea inevitable el juego de puzzle entre unos y otros, debe ser que como personas, siempre encontramos la piedra en el otro, y siempre nos sentiremos solos, porque nadie, ni nosotros mismos completamos la pieza faltante...al menos algunos.

    Biko a ti, eso si.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, ¿para eso entan los amigos no?, siempre los unos por los otros, Jajajajja Me encantó (como la vida misma).

    Un saludo desde andalucia.

    ResponderEliminar
  12. La sinceridad es la que reina. Y si estos son los amigos...Genial, un retrato bastante exacto. Siempre hay la exepción que confirma la regla no? O igual icluso más de una? Besos Luís.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN