martes, 20 de abril de 2010

problema de tiempo




TRANVIA

Por fin. La desconocida subía siempre en aquella parada. "Amplia sonrisa, caderas anchas... una madre excelente para mis hijos", pensó. La saludó; ella respondió y retomó su lectura: culta, moderna.
Él se puso de mal humor: era muy conservador.
¿Por qué respondía a su saludo? Ni siquiera lo conocía.
Dudó.
Ella bajó.

Se sintió divorciado: "¿Y los niños, con quién van a quedarse?


Andrea Bocconi


















10 comentarios:

  1. jajaja... el del tranvía necesita un poco de terapia... jaja
    Gata Flora diríamos por acá.... jaja

    Lo de Leo es espectacular...!!! hacía mucho que no lo escuchaba...
    El remate de ella, muy inteligente...!!!

    Me reí mucho...!!
    Gracias por compartirlo...!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿que diferencia hay entre ese tiempo y ahora?.

    Me ha hecho reir muchisimo, jajaja

    ese motivo no se sostiene mucho rato, jajaja

    Gracias por compatir estas cuestiones de tiempo

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno leo Masliah, ajajjajajaj!!!!!!!

    Gracias por la risa :)

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo jaja!!! el deseo ya no viaja en tranvía pero sigue viajando y a una velocidad..!!!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Excelente entrada! me he reído mucho y no creo que la cosa sea cuestión de tiempo jajaja, sino cuestión de ¡impacto! Porque si te quedas medio atontada al conocer a alguien, por breves segundos, entonces el momento de la conversación se hace eterno ara la acción, pero si no sucede así entonces "pierdes" el tiempo "haciendo tiempo" antes de la acción que seguirá inevitablemente como un segundo paso jajaja.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Luis, hoy estar aquí es una terapia de risa....

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Masliah, Fontanarrosa, y Bocconi -a quien no conozco, pero parece muy bueno-, así es difícil que la entrada te quede mal. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno lo de leo, tu cuento y el chiste. Un placer leerte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. El matrimonio consiste en el aplazamiento de los problemas. No fue este el caso.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN