sábado, 16 de octubre de 2010

aprender



El gobernador dimitió de su elevado cargo y acudió al Maestro en busca de enseñanza.

-¿Qué quieres que te enseñe?, le preguntó el maestro.

-La sabiduría.

-Lo haría con mucho gusto, amigo mío, si no fuera porque existe un gran obstáculo…

-¿Y cuál es ese obstáculo?

-Que la sabiduría no puede enseñarse.

-Entonces, ¿no tengo nada que hacer aquí?

-Sí, si tienes. La sabiduría no puede enseñarse, pero sí puede aprenderse.





Cuando el sabio señala a la luna,el necio mira al dedo.




12 comentarios:

  1. GENIAL!!!

    No se puede añadir mucho más.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, no hay mas por decir, sólo recomendarnos mirar la luna en vez del dedo :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Así es Luis, la sabiduría es intransferible.

    Me encantó la foto y la frase de Alejandra Pizarnik. "Señor la jaula se ha vuelto pájaro. Qué haré con el miedo". La sabiduría de las profundas preguntas.

    Un abrazo muy grande Luis!!

    ResponderEliminar
  4. Diría que parte de lo que llamamos sabiduría, es aceptar que somos imperfectos y aún así seguir buscando horizontes...Saludos

    ResponderEliminar
  5. certera respuesta como un tiro en medio de la frente. atinada imágen.

    me gusta este blog!

    ResponderEliminar
  6. Muy redondo este microcuento zen. Al basarse en el diálogo exige del lector la construcción de un ambiente, obliga a la cocreación.
    Abrazos cordiales,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  7. Si agrego algo podría parecer necia....

    Besos

    ResponderEliminar
  8. antes de agregar palabras voy a escuchar a los sabios.Entre ellos Rilke. gracias por compartir. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno:)) la luna está creciendo:)

    ResponderEliminar
  10. Gracias por esta sabia lección.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. me hizo pensar en el cuento de borges, el etnografo. Busquelo y va a ver.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN