lunes, 21 de junio de 2010

No es tan fácil ser varón (parte 1)


No es tan fácil ser varón

Ser hombre, al menos en los términos que demanda la
cultura, no es tan fácil. Esta afirmación, descarada para las feministas y desconcertante para los machistas, refleja una realidad encubierta a la que deben enfrentarse día a día miles de varones para cumplir el papel de una masculinidad tonta, bastante superficial y potencialmente suicida. Pese a que la mayoría de los hombres aún permanecen fieles a los patrones tradicionales del “macho” que les fueron inculcados en la niñez, existe un movimiento de liberación masculina cada vez más numeroso, que rehúsa ser víctima de una sociedad evidentemente contradictoria frente a su desempeño. Mientras un grupo considerable de mujeres pide a gritos mayor compasión, afecto y ternura de sus parejas masculinas, otras huyen aterradas ante un hombre “demasiado suave”.

Los padres hombres sue len exigir a sus hijos varones una dureza inquebrantable, y las maestras de escuela un refinamiento tipo lord inglés. El mercadeo de la supervivencia cotidiana propone una competencia tenaz y una lucha fratricida, mientras que la familia espera el regreso a casa de un padre y un marido sonriente, alegre y pacífico. De un lado el poder, el éxito y el dinero como estandartes de autorrealización masculina, y del otro la virtud religiosa de la sencillez y la humildad franciscana como indicadores de crecimiento espiritual.
Una jovencita de 19 años describía su hombre ideal así: “Me gustaría que fuera seguro de sí mismo, pero que también saque su lado débil de vez en cuando; tierno y cariñoso, pero no empalagoso; exitoso, pero no obsesivo; que se haga cargo de una, pero que no sea absorbente; intelectual, pero que también sea hábil con las manos...”. Cuando terminó su larga descripción le contesté que un hombre así sería un interesante caso de personalidad múltiple. No es tan sencillo ser, al mismo tiempo, fuerte y frágil, seguro y dependiente, rudo y tierno, ambicioso y desprendido, eficiente y tranquilo, agresivo y respetuoso, trabajador y casero. El desear alcanzar estos puntos medios, que entre otras cosas aún nadie ha podido definir claramente, creó en la mayoría de los hombres un sentimiento de frustración permanente: no damos en el clavo. Esta información contradictoria lleva al varón, desde la misma infancia, a ser un equilibrista de las expectativas sociales: a intentar quedar bien con Dios y con el diablo

Walter Risso

Continuara...

12 comentarios:

  1. Pues yo no lo veo tan complicado y tan contradictorio. Se trata simplemente de ser un hombre, sin todas las cargas impuestas. Si las mujeres lo hemos conseguido tambien pueden hacerlo los hombres. Sigue habiendo hombres machistas y mujeres tambien. El problema de las relaciones ahora de hombre-mujer es que la mujer ha evolucionado y tiene unas inquietudes que el hombre parece no tenerlas. Y lo que pide la jovencita en general me parece bien, porque en el punto medio está la virtud. Hay hombres que ya lo han conseguido y son una delicia, pero son tan poquitos!!. Sólo se trata de llegar a la esencia masculina, que es distinta de la femenina, y no tener miedo a lo que piensen los demás. Siento, que hoy por hoy el cambio lo estamos haciendo las mujeres y en general los hombres van muy por detrás. Así lo siento, pero no me gusta que así sea. El hombre o evoluciona o está en peligro de extinción.
    Uf!!!...es que este tema es para hablarlo delante de un café, para que no se malinterprete.
    ¡Quiero un hombre de los de verdad..porque ya no me conformo con otra cosa!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis, no se porqué me está costando mucho dejar los comentarios en tu blog, ingreso el texto ,selecciono la cuenta y ahí queda clavada la página y no avanza. Esta es la tercera vez que me pasa, espero tener suerte.

    Tal vez con algunos puntos de vista no tan absolutistas o extremistas, en general estoy de acuerdo con lo que decis. Hoy las mujeres somos muy contradictorias en cuanto a lo que queremos de un hombre, es verdad.
    Nosotros hemos hecho cambios si, lo que ha generado sin duda un reacomodamiento de roles que aún no han quedado definidos, no por lo menos de manera tan tajante como existían antes.
    Debo reconocer que no hay mas machista que la mujer machista, pero también es cierto que el feminismo como tal, es el machismo a la inversa y con el cuál no estoy de acuerdo.
    Bienvenidas sean las deiferencias que nos atraen entre los sexos, si fueramos totalmente iguales sería muy aburrido. Y ojo que hablo de ser iguales y no de "tener los mismos derechos", que eso es algo irrenunciable.
    Hermosísimo y muy apropiado el tema de Cohen! da una descripción perfecta del tema!!! excelente!!!

    Bueno, Luis te dejo un beso grande y ahí va la intentona de que quede grabado jaja

    ResponderEliminar
  3. Maria:
    "se trata simplemente de ser un hombre",sin todas las cargas impuestas...
    En realidad te parece que no es tan complicado y contradictorio?
    Te parece que realmente las mujeres lo han conseguido?
    Creo que hombres y mujeres por igual necesitan un cambio de consciencia,lo que si es obvio el desconcierto masculino ante este cambio de paradigma.Tan obvio y desconcertante como ver que muchas veces el machismo es fomentado por las madres en la crianza de sus hijos.

    La naturaleza humana es muy contradictoria y se necesita mentes lucidas y corazones abiertos ,tanto de hombres y mujeres que quieran y puedan forjar otra realidad mas saludable,menos toxica,menos discriminatoria...
    Es real que las mujeres seran las portadoras de esa nueva vision,dado que tantos años de predominio machista han llevado a la sociedad a un estado calamitoso.

    Gracias por tu comentario,un placer tenerte por aqui.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Beatriz:
    La idea de publicar este post ,como muchas de las cosas que publico en "usa el reflejo"es poder pensar y ver temas desde distintos puntos de vistas a los ya trillados por nuestros condicionamientos sicologicos y culturales.
    Contar con tu asidua opinion aqui es garantia de que esto es posible.

    Gracias por tu participacion

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A veces ese hombre existe y lo encontramos, pero queremos que sea fuerte cuando saca su lado débil,cariñoso cuando está serio, inquieto cuando está tranquilo, tranquilo cuando está inquieto... El inconformismo que late en las mujeres hace que siempre busquemos un pero a todo.
    También es difícil ser mujer, madre y trabajadora y equilibrar esa balanza.
    La vida no es fácil para ninguno de los dos sexos, pero merece la pena.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  6. Ves, es que este tema es muy complicado para hablarlo por aquí. Si, estoy de acuerdo en que son las propias mujeres las que educan hijos machistas. Pero a mí tambien me educaron de ciertas maneras y en mí ha estado el cambiar eso. Las mujeres tambien tenemos que cambiar muchas cosas, pero creo que hay más mujeres en el cambio que hombres. Y que las mujeres lo tenemos algo más claro que los hombres, porque hay muchos hombres perdidos (tambien hay mujeres). Pero bueno, que es cuestión de los dos y de voluntad, porque si no hay voluntad no hay nada que hacer. Y eso es lo que yo veo, aunque me pese...que hay poquitos hombres con voluntad de evolucionar. Poquitos que no estén con el futbol, el coche y su pito y poquitas cositas más.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. También es muy dificil ser mujer... y complacer a lo hombres cada vez es peor...
    Hay que ser ama de casa, madre y salir a trabajar afuera, llegar cocinar y el trabajo no termina nunca...
    Traer dinero a la casa pero no ganar más que ellos...
    Hay que ser bonita, tener un cuerpo perfecto porque la competencia es mucha... pero sin gastar dinero en ello...
    A la mayoría de las mujeres no les importa si su hombre perdió el pelo o está un poco panzón, pero los hombres no admitirían a una mujer sin pelo y de la panza ni hablemos, la mujer con panza es inaceptable...
    Los ejempos están a la vista sólo con mirar las parejas por la calle...
    Y otra cosa también es que quieren a la dulce mujercita durante el día y a la perra por la noche en la cama...
    Ser todo eso no es también un caso de personalidades múltiples...?
    Y no hablemos de lidiar con embarazos, menstruaciones y menopausias... no se imaginan lo que es eso....
    Y creen que ser mujer es más fácil...!

    ResponderEliminar
  8. En uno de mis comentarios dije que" es real que las mujeres seran las portadoras de esa nueva vision,dado que tantos años de predominio machista han llevado a la sociedad a un estado calamitoso."
    Y creo que buena parte de los comentarios que aqui se han escrito es prueba de que esto es realmente asi.Todas las opiniones son de mujeres.
    No es facil el cambio de paradigma,y a los hombres nos cuesta mucho mas que a las mujeres hablar de otras realidades.
    Por ejemplo,sé que este blog tiene seguidores hombres y sin embargo a ninguno parece haberle interesado el tema de la nueva masculinidad.

    Paradojico:tal vez los hombres que aspiramos a una masculinidad encontremos en las mujeres la mejor alianza.
    Mañana publicare la segunda parte de este artículo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Realmente los roles tradicionales de hombre y mujer están en crisis, ahora parece que avanzamos hacia modelos menos rígidos y más humanistas, quizá si aprendemos lo humano como definición esencial podamos comunicarnos mejor.

    PD: Voy a mirar lo del Tarot que me anotaste y me quiero comprar unas cartas, cuáles me recomiendas? creo que me inspirará para escribir :) gracias Luis.

    ResponderEliminar
  10. La liberación femenina no fue por pura decisión, fue por una necesidad en una época en la que la mujer también tuvo que salir a trabajar, o por economía, recesión o porque los hombres se habían ido a la guerra, en los países que así sucedió... no fue fácil pero la mujer se hizo cargo de lo que fuera necesario... muchos hombres no aceptan eso, no digo todos, pero sí digo muchos... y siguen llegando a sus casas después de jornadas de trabajo en las que los dos laburan todo el día y se sientan con los pies en la mesita ratona esperando que la mujer cocine y los atienda...
    Si los hombres no comentan sobre esto será porque a algunos aún les conviene que así sea y prefieren callar...
    No hablo por todos, no se enojen los que no son así... conozco muchos hombres que barren, planchan y cocina a la par de sus compañeras... porque de eso se trata, de ser compañeros, no sirvientes uno del otro...

    En micaso, mi marido dice "¿te saco la basura?" demostrando que me ayuda... cuando en realidad debería sacar la basura sin decir nada porque además es la basura de los dos, de la familia, no la mía propia... lo mismo que "¿Te lavo los platos?" no son MIS platos... yo no digo "Te voy a trabajar" "te pago la nafta del auto" "te cambié la lamparita" sólo lo hago...

    Tema polémico si lo hay....!!!
    Da para mucho más....
    No se enojen los que no son así....
    Repito... NO hablo de todos los hombres, pero sí de una mayoría, sobre todo los de mi generación... los más jovenes son distintos...
    Un beso...

    ResponderEliminar
  11. Reina:
    De acuerdo con tus palabras cuando decis :
    "Tema polémico si lo hay....!!!
    Da para mucho más...."

    Aunque parezca mentira un tema tan rutinario como las tareas cotidianas hogareñas,me inspiro para escribir un post al respecto.
    Prometo publicarlo en estos días,despues que coloque la segunda parte de este otro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Ardaire:ya estare pasandote a tu blog datos respecto a mazos de Tarot.

    Es verdad lo que mencionas:"Realmente los roles tradicionales de hombre y mujer están en crisis, ahora parece que avanzamos hacia modelos menos rígidos y más humanistas"

    Pero tambien es cierto que estos cambios pueden llegar a ser muy traumaticos ,especialmente para el hombre que los siente como una perdida de poder.
    Podriamos continuar hablando del tema eternamente...
    Prometo ya colocar la segunda parte del post.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN