martes, 22 de junio de 2010

la afectividad masculina

No me refiero a los típicos machistas, sino a esos hombres
que aman a sus esposas y a sus hijos de manera honesta
y respetuosa, pero que no han podido desarrollar su
potencial humano masculino por miedo o simple ignorancia.
Hablo del varón que teme llorar para que no lo tilden
de homosexual, del que sufre por no conseguir el sustento,
del que no es capaz de desfallecer porque “los hombres
no se dan por vencidos”, del que ha perdido la posibilidad
de abrazar y besar tranquilamente a sus hijos.
Estoy mencionando al hombre que se autoexige

exageradamente, que ha perdido el derecho a la intimidad
y que debe mostrarse inteligente y poderoso para ser
respetado y amado.
En fin, estoy aludiendo al varón que se debate de manera
permante entre los polos de una difusa y contradictoria
identificacion tratando de satisfacer las demandas irracionales de una sociedad que él mismo ha diseñado
y que, aunque se diga lo contrario , aún no está preparada para ver sufrir realmente a un hombre de "pelo en pecho"


Muchos hombres reclaman el derecho a ser débiles,
sensibles, miedosos e inútiles, sin que por tal razón se los
cuestione. El derecho a poder hablar sobre lo que sienten
y piensan, no desde la soberbia ni para justificarse de los
ataques insanos del resentimiento feminista, sino desde la
más honda sinceridad.
Afirmar que el hombre sufre no significa desconocer
los problemas del sexo femenino. Las mujeres se han preocupado
por su emancipación desde hace tiempo, y han
expresado su sentir por todos los medios disponibles a su
alcance: un ejemplo a seguir por los hombres. Sin embargo,
no creo que la liberación masculina deba establecerse
sobre la base de la incriminación, la condena y la subestimación
por el sexo opuesto, tal como lo hicieran los pensadores
de finales de siglo como Schopenhauer, Nietzsche
y Freud; ni tampoco a partir de una autodestructiva culpa
milenaria por todos los desastres de la raza humana, como
lo han querido sugerir algunos varones arrepentidos de
su propio género. El mundo ha sido construido y depredado
por ambos sexos. La frase lapidaria de Krishnamurti
va dirigida tanto a hombres como a mujeres: “Si realmente
amáramos a nuestros hijos, no habría guerras”. Asumir
la responsabilidad absoluta del deterioro del planeta y
de la humanidad es un sacrificio innecesario, además de
injusto.




Si consideramos las aparentes prebendas con las que cuenta el sexo masculino, algunas mujeres
se asombrande que ciertos varones mostremos
insatisfacción con el papel que nos toca
desempeñar: “¿Liberarse de qué?”,
“¿Más liberación?”, “¿No les parece que nos han hecho ya bastante daño apropiándose de todo cuanto hay?”.
Basta hacer referencia a la insatisfacción
masculina, para que algunas voces femeninas se alcen: “¿Y acaso nosotras no sufrimos?
Nadie lo niega.








¿Por qué se subestima el sufrimiento masculino? ¿De
dónde viene esa extraña mezcla de asombro e incredulidad
cuando un varón se queja de su papel social? Se da
por sentado que las supuestas ventajas de las que goza el
hombre son incuestionables, y por lo tanto, cualquier queja
al respecto debería ser considerada como una prueba más
del afán acaparador y de la ambición desmedida que lo ha
caracterizado. “¿Cómo es posible que quieran más?”. La
respuesta es sencilla: queremos menos.


Desde la perspectiva
de la nueva masculinidad, las pretendidas reivindicaciones
y ganancias del poder masculino machista son un
verdadero encarte.
El nuevo varón quiere estar acorde con un despertar
espiritual del cual se ha rezagado considerablemente, desea
menos capacidad de trabajo, más afecto, más acercamiento con sus hijos y más derecho al ocio

Ya no quiere
estar aferrado a los viejos valores verticalistas que fundamentaron
la sociedad patriarcal. El nuevo varón está cansado
de ostentar un reinado absurdo y esclavizante, tan
envidiado por las feministas de primera y segunda generación.
Al nuevo varón no lo inquietan los míticos ideales
de éxito, poder, fuerza, autocontrol, eficiencia, competitividad,
insensibilidad y agresión. Les regalamos el botín y
deponemos las armas: no nos interesan.

Muchos hombres desean volver a las fuentes originales
del poder masculino, que no se alimenta de la explotación
y la imposición sino de una profunda humanidad compartida.
La liberación masculina no es una lucha para obtener el
poder de los medios de producción, sino para desprenderse de
ellos. La verdadera revolución del varón, más que política,
es psicológica y afectiva. Es la conquista de la libertad interior
y el desprendimiento de las antiguas señales ficticias
de seguridad. Tal como dice el refrán: “No es rico el
que más tiene, sino quien menos necesita”. Y los hombres
debemos reconocerlo: hemos necesitado de demasiadas
cosas inútiles para sobrevivir.

La nueva masculinidad no quiere quedar atrapada en
la herencia salvaje y simiesca que tanto aplaude y festeja
la cultura. Tampoco desea reprimir o negar la propia biología,
sino superarla, transformarla e integrarla a un crecimiento
más trascendente. El estereotipo tradicional del
varón lo ha mantenido atado al patrón biológico, fomentando
y exagerando, directa o soterradamente, un sinnúmero
de atributos primitivos que ya han perdido toda
funcionalidad adaptativa. En la moderna jungla de asfalto,
“valores” como la fuerza física, la valentía, la violación y la
agresión física, sólo para citar algunos, ya no definen al
más apto. En este sentido, pienso que las mujeres han logrado independizarse mucho más que nosotros de los vie jos arquetipos.








Insisto: la idea no es suprimir nuestras raíces,
ni reprimir las expresiones naturales que surgen de las
mismas, sino cortar aquellos lastres disfuncionales que nos
impiden avanzar hacia una nueva existencia. Es imprescindible
desbloquear el estancamiento evolutivo en el que
nos encontramos. Ni la cruel genética determinista ni el
ingenuo ambientalismo relativista: independencia y evolución.
Dos claves, dos premisas, dos banderas.









Por último, vale la pena señalar que, aunque a través de la historia se han hecho varias
revisiones al papel del hombre,el cuestionamiento actual del varón parece insinuarse de una manera más profunda que en las anteriores
A diferencia de la crisis masculina de los siglos XVII y XVIII en Francia e Inglaterra, donde
solamente los hombres de las clases dominantes
asumieron un papel más femenino y pacifista
en oposición a la brutalidad masculina previa, el
trance actual parece ser más generalizado y radical, no sólo por la magnitud geográfica sino,
además y principalmente,por los valores que afecta




Un nuevo hombre está naciendo.
Algo se está gestando en el varón y no viene de afuera.
Ese extraño presagio masculino, que se hace sentirfuertemente en las nuevas generaciones de adolescentes varones, lleva implícito un singular mensaje de amor que debemos aprender a descifrar.



Walter Riso

15 comentarios:

  1. Complejo opinar siendo mujer, porque me queda algo de feminista que me hace enrabiar cuando leo esto. Concuerdo en las solicitudes de libertad de expresión, a la verdad creo que corresponde a la posibilidad de desarrollar su lado femenino. Creo que los más beneficiados con la "liberación femenina" han sido los hombres machistas a los cuales les aumentaron las posibilidades de "acostarse" con más mujeres jajaja. En mi país, es difícil hablar de los derechos de los varones, pues simpre han sido los que los han tenido, la violencia sobre la mujer estadísticamente sigue siendo altísima y a veces se intenta tapar con la frase "las mujeres ejercen violencia sicológica". El modelo machista no ha sido impuesto por las mujeres sino por los hombres, sus pares son los que ejercen presión cuando alguno de los varones osa cambiar el modelo. ¿Cuál es la libertad que reclaman? Las mujeres queremos hombres sensibles, empáticos y "comprometidos" ¿Están dispuestos a eso? Los hombres también han cambiado, antes pensaban en formar lazos duraderos, en hacerse responsables de una relación y una familia, hou huyen cada vez más de eso. La mujer en cambio, aparte de rendir laboralmente, de recibir menor remuneración a igual trabajo, debe rendir como esposa, amante y madre y muchas veces como jefa de hogar.
    Cada hombre y cada mujer debe decidir qué tipo de persona quiere ser y no buscar escusas sociales para sus limitaciones.
    ¿muy feminista? tal vez, sorry...me gustó el tema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en verdad paola el hombre actual no quiere ser sensible ni le importa .. ni quiere que lo liberen del estigma de machista.. la mujer si tuvo una epoca en que debió luchar por liberarse.. liberarse del mal trato y de la supuesta verdad de que solo sirve para ser madre y ama de casa ... mucho tuvo que batallar para alcanzar metas que demostraran sus capacidades.. y felizmente lo logró.. la lucha del hombre actual mas apunta hacia una liberacion de su parte femenina .. y creo que tambien lo está logrando .. siempre ha querido competir con la mujer y hoy por hoy la lucha esta direccionada en saber quien es más mujer entre los dos..

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo Paolav en muchas de las cosas que dices, aunque para ser sincero creo que abusaa de algunos tópicos. Especialmente me gusfo cuando dices que los hombres machistas han sido los grandes beneficiarios de la liberacion femenina, que cierto! Tanto querer ser iguales a los hombres estan repitiendo los mismos errores!
      De todas maneras y centrandonos en el hombre sensible solo añadir un apunte; somos muchos los que hacemos uso de nuestra sensibilidad, somos cada vez mas los que estamos a años luz del supuesto rol de hombre machista y he comprobado tristemente, (no solo en mi sino en otros), que todavia hay muchas mujeres que no estan preparadas para convivir con hombres asi, se sienten amenazadas y desconcertadas y terminan por "arruinar" sus relaciones. Siento no ser politicamente correcto, pero este no es un cambi que han de dar los hombres, es un cambio que hemos dd dar hombres y mujeres juntos, por que sino volveremos a cometer los mismos errores de antes.

      Eliminar
  2. Comulgo con tus puntos de vista.
    Me lo copio para estudiarlo con detenimiento.

    saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el nuevo varón...pero donde están????
    en todos los círculos en los que me muevo, incluido este, por cada veinte mujeres hay un hombre. Eso me lo dice casi todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. (en mi casa tengo un ejemplar de este tipo de hombres, se que existen :)

    Muy buen artículo, besos.

    ResponderEliminar
  5. Conozco varios... gracias a Dios se empiezan a animar a mostrarse...
    Creo que el mayor problema lo encuentran en el enfrentamiento con los otros varones, los que aún sostienen el pensamiento arcaico del poder porque les gusta eso, y para afirmar ese poder, los discriminan tildándolos de débiles... también alguna parte de las mujeres prefiere a los antiguos... sobre gustos hay colores...
    Lo bueno sería que nos pudiéramos juntar los nuevos hombres y la nuevas mujeres para contruír un nuevo mundo, uno mejor donde no sea malo llorar, ni demostrar sentimientos sea signo de debilidad... si no donde la comunicación y el afecto sea la base de la convivencia...
    Lamentablemente las guerras son negocio y a los señores de la guerra no les conviene que nos llevemos bien...

    Me gustó esa frase "Creen que ando perdido porque camino en otra dirección"
    Como decía Luca Prodan "Yo estoy al derecho dado vuelta estás vos!"
    Habrá que ponerse firme y no dejarse intimidar para ser lo que realmente queremos ser, sin arcaicas imposiciones sociales....

    Muy buena nota.... como todas las tuyas...!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Llevo desde hace rato navegando en tu blog y me emociona que ya entiendo el cómo se maneja este espacio. Me gustaría agradecerte por todo lo que escribes, los temas, los escritores, filosofos todas aquellas personas que quizás te llevan a una inspiración; realmente escribes muy bien y ni se diga de este artículo sobre tu punto de vista con el cual concuerdo. Muchos Saludos. :]

    ResponderEliminar
  7. Paolav :
    Que bueno tener noticias tuyas!
    Hace tiempo que no te veia por aqui y yo tambien hace ya un tiempo que no visito tu blog.
    Buen tema ,este para ponernos al día!

    Coincido en varias cosas que decis:
    obviamente en todo lo que respecta a la violencia familiar donde las primeras victimas son las mujeres y los niños.Aunque lamentablemente a esto sumaria a los ancianos (violencia de la que se habla poco o nada).
    En mi pais (Uruguay)es atroz ver diariamente los casos de mujeres muertas por sus "hombres" ante la pasividad y cobardía de gran parte de la sociedad." 20 mujeres asesinadas en lo que va del año,3 de ellas niñas... Soy consciente que con esta durisima realidad , las mujeres bien pueden indignarse con sobrados motivos,por este post que habla de la afectividad masculina.
    Pero es justamente por esta realidad tan enfermiza que como hombre creo impresindible traer al tapete el tema de la nueva masculinidad.
    Crear una nueva consciencia sobre los roles tanto femeninos como masculinos, es en definitiva hablar de una nueva Humanidad.
    Y como diria el viejo y querido Lennon en su cancíon Imagine:
    "Tu puedes decir que soy un soñador,
    Pero no soy el único,
    Espero que algún día te nos unas,
    Y el mundo vivirá como uno solo."

    Gracias por tu opinion.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bien yonky !!!
    Vamo arriba ,el primer hombre que opina respecto a este tema y como si fuera poco uruguayo y montevideano!
    (Sepan disculpar el chauvinismo).

    Un saludo cordial para vos y tu habitual relato de los jueves.

    ResponderEliminar
  9. Maria:preguntas donde estan los nuevos varones?
    En realida no tengo idea,entre mis amigos hay algunos que nacen a la nueva consciencia y otros que timidamente abren su mente y su corazón al nuevo paradigma .
    Personalmente no me interesan los hombres que para sentirse bien tienen siempre que hablar de futbol ,del culo de las mujeres ,o de sus coches ...
    Asi como tampoco me interesan mucho las mujeres que se puedan sentir atraidas por esa clase de hombres.
    Creo que es una cuestion de magnetismo ,una vez que logras sintonizar y encontrar a la clase de persona con la cual uno cree bueno vincularse , es algo digno de festejar.

    un abrazo..

    ResponderEliminar
  10. Que bestialidad,en el comentario anterior escibi realida ,en lugar de realidad!!!!!

    Pato:
    festeje pato,que tiene en su casa un"buen ejemplar",larga vida a ese encuentro de almas.

    Reina:
    me encanto la frase de Prodan,la colocare en usa el reflejo.
    Gracias por tu participacion.

    L'amour n'existe pas quand il est en vain :ya visite tu blog y me encanto.
    De mas esta decir que seguramente debes ser devota de Amelie...o me equivoco?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cierto que muchos hombres quieren cambiar, sacar su lado más sensible sin ser rechazados por otros hombres o por sus propias familias.
    Pero otros muchos hombres, quizás aún la mayoría, desean seguir siendo Machos, dominantes, protectores de la manada que tienen, se creen superiores a cualquier Hembra, de ahí sus formas de hablar con otros hombres de sus mujeres y de todas las féminas, hablan de ellas como si fueran de su propiedad.... No quieren aceptar que sus mujeres son tan iguales como ellos, nunca aceptarán que una mujer esté a su altura.
    Menos mal que conozco otro tipo de hombres, de esos de los que hablas en tu entrada, hay poquísimos pero los hay, la pena es que hasta nosotras las mujeres, cuando damos con alguno de ellos, pensamos que por su forma de ser son gays, y todo por lo que nos han metido en la cabeza, pero para eso estamos aquí, para limpiar tanta porquería que otras personas y otras generaciones nos han querido inculcar.

    Por mi encantada de que todos los hombres saquen de una vez por toda su afectividad, su sensibilidad, que sean más empáticos, que lloren cuando tengan que llorar sin ningún tipo de vergüenza, que no repriman tanto y tanto lo que desean contar de corazón... en fin.
    Mientras tanto aquí sigo con mi tarea diaria de hacerle ver a cierta personita que en la vida no es todo culos, fútbol, coches y tetas, aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me recomendaron estos videos de Pilar Sordo. Son 12 y se necesita un "ratito", pero merecen la pena.
    Un abrazo de una mujer a un hombre. No son fáciles estos tiempos, pero son fascinantes.

    http://www.youtube.com/watch?v=nAF1oYesS5E

    ResponderEliminar
  13. Guillermo/ México10 de julio de 2012, 10:24

    Sim plemante me encantó, estoy totalmente de acuerdo en que nosotros también tenemos el derecho a ser "débiles", excelente artículo y a mi también me encantó el cartel del que dice que va en otra dirección, gracias Walter por tan excelente artículo y por tus excelentes libros, sigo caminando en contra de la corriente...

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN