lunes, 20 de julio de 2009

Lunática conmemoración


Hoy en todo el mundo se conmemora los cuarenta años de la llegada del hombre a la luna... La prensa escrita al igual que en Internet y en la televisión, las aulas de liceos y escuelas de todo el planeta recuerdan aquel pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad al decir de Armstrong.

Es interesante como desde la pantalla de la TV, pudimos ver la opinión de distintas personalidades, dando su testimonio de este hecho histórico.

Desde ex presidentes de la nación hasta ex modelos, deportistas, periodistas y un largo etc.… todos tenían palabras sentidas respecto a esta fundamental fecha.

Nosotros, desde aquí, queremos humildemente contribuir aportando nuestro granito de arena a esta conmemoración, para ello apelamos a la mirada de un experto en el tema.

Con ustedes las palabras del poeta mexicano Jaime Sabines:


La luna se puede tomar a cucharadas

o como una cápsula cada dos horas.

Es buena como hipnótico y sedante

y también alivia

a los que se han intoxicado de filosofía.

Un pedazo de luna en el bolsillo

es mejor amuleto que la pata de conejo:

sirve para encontrar a quien se ama,

para ser rico sin que lo sepa nadie

y para alejar a los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños

cuando no se han dormido,

y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos

ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna

debajo de tu almohada

y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna

para cuando te ahogues,

y dale la llave de la luna

a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte

y para los condenados a vida

no hay mejor estimulante que la luna



12 comentarios:

  1. Curioso el poema que publicas sobre la luna, no lo conocía. Y curiosas también las lunáticas fotos, jejeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. SOY UNA IGNORANTE INCRÉDULA.
    JAMÁS LO CREÍ, PIENSO QUE FUE UN MONTAJE.
    ME LLEVÉ LAS PUERTAS.
    BESICOS, REME.

    ResponderEliminar
  3. me podes pasar tu e-mail por favor?

    ResponderEliminar
  4. Marina: ya te envie mi e-mail a comentarios de tu blog. Nos estamos comunicando.
    saludos.Luis

    ResponderEliminar
  5. Fue un gran paso para el hombre pero también existe el fantasma que nunca se llego a la luna y que todo fue un montaje pero eso no es importante si no el sentimiento que genero la llegada del hombre a la luna no si fue real o una mentira de la guerra fría.

    ResponderEliminar
  6. No hay mejor estimulante que el lado de la Luna que no se ve.



    Saludos,

    ResponderEliminar
  7. Un pedazo de luna en el bolsillo

    es mejor amuleto que la pata de conejo: desde luego estoy de acuerdo, me han contado mis padres con cuanta expectación vivieron ese día.

    Es un poema precioso que no conocía, bueno, hay tantos que no conozco...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Decía Benedetti que la luna es un invento de los ricos.

    Un poema bellísimo.

    ResponderEliminar
  9. Li Po murió abrazando la luna. Los descreídos dicen que en verdad murió cuando pretendía abrazar su reflejo en un estanque, otros, más descreídos, dicen que fué todo un montaje y que en realidad estaba borracho y lo que menos quería era abrazar la luna y menos aún su reflejo.
    Sin embargo me consta que Li Po aún hoy día sigue abrazando la luna porque me dejo un pedazo de ella en mi ventana.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu visita a mi blog y dejarme un comentario.
    Me encanta la ambietación de tu casita en esta noche de luna llena... de letras !!
    excelente tu selecciòn !
    nos visitaremos entre lunas !!!
    cariños
    silvia

    ResponderEliminar
  11. no hay mejor estimulante que la Luna ..
    qué bueno !
    Leí algunos poemas de Jaime Sabines pero este para mi un descubrimiento !!!
    gracias, amigo !!
    besos

    ResponderEliminar
  12. Gracias Miguel por un comentario creativo e inteligente, me encantó. Un abrazo. Mónica.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN