lunes, 21 de febrero de 2011

Oswald de Andrade






Para tu cuerpo
Contruiré el dosel
Abriré la puerta sumisa
Prenderé la radio
Amasaré el pan



DITIRAMBO

Mi amor me enseñó a ser simple
Como un patio de iglesia
Donde no hay ni una campana
Ni un lápiz
Ni una sensualidad.



PROPICIACIÓN

Yo fui el onanista más grande de mi época
Todas las mujeres
Durmieron en mi cama
Sobre todo la cocinera
Y la cantante inglesa
Hoy crecí
Las mujeres huyeron
Pero tú viniste
Trayéndomelas todas en tu cuerpo


3 de mayo


Aprendí con mi hijo de diez años
Que la poesía es el descubrimiento
De las cosas que nunca vi.


Oswald de Andrade



6 comentarios:

  1. Me ha gustado todo (mucho), el blog,esta entrada, las imágenes, la reflexiones...hasta me ha gustado la distribucíón...perfecto¡¡

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por tu regalo, otras mil por la confianza depositada en mi al darmelo... aún no he podido escribir nada, porque ando muy confundida, es más ni tan siquiera puedo articular palabras con sentido o al menos que me gusten, pero prometo hacerlo por ti.

    En cuanto a este poeta brasileño un honor conocerle por tu mano.

    Mil gracias por estar en este mundo virtual, tan cerca del mio...

    ResponderEliminar
  3. Las mujeres huyeron
    Pero tú viniste
    Trayéndomelas todas en tu cuerpo


    Uiiiiiiisssssss...qué lindo!!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Propiciación; que un hombre te diga ésto es la "bomba"(de bello)

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Uno mejor que el otro, pero el último es una perlita.

    Besos.

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN