jueves, 9 de diciembre de 2010

Un buen amante



¿Quién hace estos cambios?

Disparo una flecha a la derecha

Cae a la izquierda.

Cabalgo tras de un venado y me encuentro

perseguido por un cerdo.

Conspiro para conseguir lo que quiero

Y termino en la cárcel.

Cavo fosas para atrapar a otros

y me caigo en ellas.

Debo sospechar

de lo que quiero.


El ser humano es similar a una casa de huéspedes.

Cada mañana llega alguien nuevo a su puerta: una alegría, una decepción, algo difícil o doloroso se presentarán como visitantes inesperados.

Dales la bienvenida y acógelos a todos, incluso si es una muchedumbre de preocupaciones la que vacía tu casa de sus muebles. Trata a cada huésped honorablemente, ya que podría estar vaciándote para una nueva delicia.

Ve a la puerta de entrada y recibe con una sonrisa al pensamiento oscuro, a la vergüenza, a la malicia, e invítales a pasar.

Sé agradecido con cualquiera que venga, porque cada uno ha sido enviado como mensajero del más allá.




La brisa de la mañana guarda secretos para ti

No te vayas a dormir.

Debes pedir lo que realmente quieres

No te vayas a dormir.

La gente va y viene a través del umbral

Donde los dos mundos se tocan

No te vayas a dormir




Hoy, como cualquier otro día, nos despertamos vacíos y asustados

No abras la puerta del estudio y empieces a leer

Coge un instrumento musical.

Deja que la belleza de lo que amamos sea lo que hacemos

Hay cientos de formas de arrodillarse y besar el suelo.



"Dondequiera que estés, sea cual sea tu condición y hagas lo que hagas,
sé siempre un buen amante”

Rumi (poeta y místico sufí)



11 comentarios:

  1. maravilloso consejo de Rumi. linda elección.

    abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Se puede ser un buen amante en todos los sentidos... y hay que serlo... no como obligación, si no como necesidad porque es la única forma de recibir lo mismo...
    Si todos nos convertimos en el mejor amante, el mundo será maravilloso.....!!!!
    ;)
    Excelente, como todos tus post...!!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Hoy me has alegrado el día para todo el día. Hasta que me vuelva a dormir, Luis.
    Espero tener tiempo a la noche, para poder explicarte cómo me ha ido este día, y celebralo juntos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Primero, amar la vida.
    Después ya nada podrá resistirse a tu amor.
    Un abrazo, Incal.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha encantado leer a Rumi.Es una gozada.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. "Hoy, como cualquier otro día, nos despertamos vacíos y asustados

    No abras la puerta del estudio y empieces a leer

    Coge un instrumento musical.

    Deja que la belleza de lo que amamos sea lo que hacemos

    Hay cientos de formas de arrodillarse y besar el suelo"

    Yo me quedo con este poema, me lo llevo.
    Así me he levantado hoy y antes de ponerme a hacer, me he quedado en el estudio leyendo, teniendo un piano abierto a mis espaldas.
    (yo no aprendo mas)
    Por eso me lo llevo a ver si así...

    Igual he dado un gran paso, he aprendido a amar lo que hago, que no es poco!

    Gracias maestro!

    ResponderEliminar
  7. Que lindo haberme amanecido a este dia leyèndote poeta.
    Los primeros versos cayeron con contundencia en mi conciencia.

    AbrazosDesaclzos.

    ResponderEliminar
  8. O sea, que mi gripe la acojo como promesa de lindezas venideras...¿es eso? Pues entonces me voy a ahorrar lo que me cuesta el antibiótico, Incal. Me ha gustado lo de que hay cientos de formas de arrodillarse y besar el suelo. La única homologada es la del Papa.
    Un abrazo, tocayo

    ResponderEliminar
  9. Me quedo con lo de ser un buen amante en todos los sentidos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Quizás sea cierto que para ser un buen amante radica hay que amar la vida sin condiciones.
    Bonito poema cargado de reflexión.
    Te dejo muchos saludos berlineses.

    ResponderEliminar
  11. Amar. Amar siempre y sentirse correspondido.
    Un abrazo Luis

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN