martes, 9 de febrero de 2010

La flia .(volar es para los pájaros)





Recuerdo que fue en el día de mi primera comunión en que mirando el cielo desde la ventana decidí tirarme al vacío dispuesto a volar como los angelitos dibujados en las estampitas.

Mi padre corriendo, apenas me pudo sostener de los talones impidiendo mi vuelo mientras me decía: -No, no intentes volar .Volar es solo para los pájaros, mariposas, murciélagos, insectos, aviones y alguno que otro ovni.


Mi madre dijo:- no le doy una paliza porque si no se trauma, aparte si le pego me duele más a mi que a el.

En mi tiempo había menos psicólogos y nos criábamos sin trauma alguno- dijo mi padre.

El cura de la parroquia me dijo: Si Dios hubiese querido que los humanos voláramos nos habría dado alas pero no lo hizo, por lo tanto el volar es solo para pájaros, aviones y ángeles.

Mi maestra por su lado me ordeno escribir quinientas veces: no debo intentar volar , no debo intentar volar...




Todos me hicieron prometer que no volvería a insistir con mis intentos de vuelo.
Pasaron los días, semanas, meses, años y el hecho fue quedando en el pasado.
Mi infancia transcurrió leyendo “Las aventuras de Tom Sawyer”, los 12 tomos del “Lo se todo”,las revistas de Patoruzito, jugando a las escondidas y soportando estoicamente a mis maestras de escuela.

Llego la adolescencia y mi padre decía: Futbol era el de antes, un vasito de vino siempre hace bien , este país no tiene arreglo , nada mas rico que el pollo a la parrilla, el perro es el animal más fiel ,las películas de vaqueros son las mejores

Mi madre decía: no hay mal que por bien no venga, una por los hijos hace todo lo que puede, los artistas son todos medios raros, nunca me pierdo el teleteatro de la tarde, hay que estudiar para ser alguien en la vida, el pollo con papas al horno es delicioso…


Mi hermana decía: a mi me gustan las películas que hacen llorar, mi hermano es un estupido, los gordos son todos tontos, yo de grande quiero ser secretaría, los hombres de barba son feos, a mi me encanta la pechuga…




Yo por mi parte decía: la profe de historia esta buenísima, los Beatles son lo más grande, me encantan las morochas, las rubias también, yo quiero ser músico, de chico yo quise volar,a mi el pollo no me gusta…

Entre bailes de 15, exámenes, enamoramientos y desengaños se fue mi adolescencia y sin muchos sobresaltos también fue pasando mi juventud.

Ahora mi padre dice: la familia es lo primero, aquí nadie quiere trabajar, los de afuera son de palo, nada más seguro que un empleo público,salieron igualito al abuelo, los años no vienen solos …

Mi madre dice: a las niñas les queda mejor lo rosado, a los varones lo celeste. A los mayores hay que respetarlos, fumar hace mal para el pulmón, mis nietitos son preciosos,lo más importante es que sean sanitos, hay que cuidarse del colesterol…

Mi hermana dice : Yo me quiero casar de blanco, estoy con una dieta nueva, me encanta Paulo Coelho, comprar zapatos nuevos me hace feliz ,mis sobrinos son divinos…

Yo por mi parte ya no digo más nada.

Crecí, madure, es decir: me case, tengo un empleo fijo, esposa, dos hijos, un perro y pago religiosamente mis facturas mensuales.
Por eso hoy cuando mi hijo mayor al tomar su primera comunión mirando al cielo desde la ventana decidió tirarse al vacío dispuesto a volar como los angelitos dibujados en las estampitas, corrí intentando decirle, que solo los pájaros pueden volar, aparte de los aviones, ángeles, mariposas y ovnis… pero no fue posible detenerlo.
Y juro que no pude evitar sonreír cuando lo vi feliz saludándome mientras se alejaba volando entre las nubes.


15 comentarios:

  1. Muy hermoso el relato, y me alegro de que el hijo por fin consiguiera volar. Aunque yo creo que el padre también tuvo sus ratitos de vuelo con Tom Sawyer.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tu texto me encantó.
    Me vi ahí, escuchando a mi padre, a mi madre, a mi hermano mayor y yo replegando mis alitas.
    Me hiciste sonreir y recordar las siestas leyendo Patorucito, pero carcajada-carcajada fue cuando leí que a tu hermana le gusta Cohelo, ajajjajajjajajj!!!

    Que disfrutes el vuelo de tu hijo, aunque no lo creas, en este mimso momento mi hija mayor también está volando lejos de mi y te miento si te digo que el corazón no se me frunce de a ratitos, pero es tan lindo verla volar...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tampoco me gusta el pollo... jaja
    Pero si me gustaría volar... lo hago en sueños y a través de mis historias... hay cosas que sólo se pueden hacer de chico, después sólo nos queda imaginar...
    Será por eso que animo a mis hijos a hacer de todo ahora, antes de que crezcan y los convenzan de que no pueden...
    Maravillosa historia... la disfruté mucho...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pero qué bueno Luis.
    Y yo, todo el tiempo queriéndote decir que volar es para la imaginación. Con la imaginación uno puede hacer lo que quiera.
    Hasta dejar que vuele tu propio hijo.
    Ahora que yo al verlo, lo he pasado de mal.....
    Qué vértigo Incal.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso relato, me llevaste entre risas, nostalgia, recuerdos,vole sobre tus palabras, gracias a esta tecnología podemos volar compartir el mismo espacio a pesar de la distancia......

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Un relato que leí dos …tres veces por la belleza que refleja… por los sentimientos que despertó en mi …Yo por mi parte ya no digo más nada….solo que tu hijo y tu sí que saben volar ¡!!...te dejo un beso y mi cariño siempre ¡

    ResponderEliminar
  7. Hola! Gracias por pasar por mi blog.
    Yo vivo volando, es una característica mía.
    Me encantó tu relato aunque, en el final, no pude dejar de estremecerme. Dudé por un instante.
    Yo preparé a mis hijos para que estén dispuestos a volar y ya lo han hecho. Ellos felices y yo felices con ellos.
    Un beso para ti.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  8. Mi querido Luis,
    como buena uruguaya, me vi muy identificada en cada uno de los comentarios de los respectivos familiares. Me reí tanto... . Cambiaran las épocas, pero no nuestro modo tan peculiar de ver la realidad que nos rodea, (en nuestro paisito...).

    En cuanto al final, discrepo un poco con los comentarios publicados. En lo personal, lo sentí como quien vuela pero sin cuerpo físico.
    Un alma dispuesta a ser libre entre las nubes... . Si puedo ser sincera, también como madre, debo decir que me invadió la impotencia y un curioso pero natural espíritu de salvación.

    Un abrazo a la distancia.
    Siempre es un gusto dejarse caer por el balcón de tu imaginación.

    Caro

    ResponderEliminar
  9. Es un placer leerte. Un relato entrañable , lleno de sentimientos. Creo como te comentan otros que sí sabes volar, como tu hijo, con tus palabras vuelas y nos haces volar a los demás. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Encantado de reciprocar tu visita.
    Mientras leía tu relato, en mi mente escuchaba una canción que se titula " I believe I can fly."

    Volveré..!

    ResponderEliminar
  11. Querido Luis, cuanto hacía que no pasaba por tus textos. Hoy me he encontrado con una joyita, que me llega hondo pues me recuerda mi propia infancia. Una belleza de relato.

    Gracias.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  12. Me resultó simplemente (o no tan simple) genial!
    Gracias por el aporte de magia.
    Gracias por hacernos recordar.
    Y Gracias por compartirlo.
    Beso!

    ResponderEliminar
  13. Luis ...a mi me pasó que quedé muda al final de tu relato....es que imagino cada cosa como real , sobre todo porque cada predicamento es el mismo que hemos oído todos en nuestra vida , sin importar el país que sea , se repiten ...mi hermano tambien se tiraba desde los árboles, manzanos primero, eucaliptus, despues , y hasta de pinos insignes cayendo siempre sobre espinas y zarzas , ahí lo recogía mi prima del campo, una flaquita que lo recostaba en su regazo mal herido y le sacaba espina tras espina , y mi hermano con su cara de imbécil extasiado mirando los pechos juveniles de ella, ahora entiendo que volar para él era un placer,en ese entonces lo creía loco, como lo hizo muchos años despues cansado de la rutina matrimonial y de sus siete hijos ya todos grandes, voló para siempre del nido y se fue a recorrer el mundo...para no escuchar a su mujer que solo tenía reproches para él....volar es maravilloso, volar es ser feliz.A mi me gusta soñar y vuelo tambien ...
    Hermoso relato Luis,gracias te doy por escribir eso, me hizo sentir feliz

    ResponderEliminar
  14. Jo, que bueno.
    Mi aplauso.
    Genial eh?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos y a cada uno de los que se animaron a volar conmigo ...

    Gracias totales.Luis

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN