domingo, 13 de septiembre de 2009

Es la caída. ( aproximación casi filosofica)

Hay veces en la vida que más vale ponerse serio, que no todo es cachondeo en la vida ,por eso es que inauguramos en este blog ,nuestro espacio de filosofia ...

Traducciones del Alemán



Verbos: caer y levantarse


Hay un hecho espiritual básico que consiste en caerse y que es también, naturalmente, el principio de nuestro fundamento. En realidad como descubrió el filósofo alemán Franz Von Baader (1765-1841), nos caemos cuando buscamos apoyo. Aunque no lo sepamos. Uno se cae y como consecuencia se da un porrazo, y el porrazo se lo da cuando encuentra, al fin, aunque de una manera demasiado brusca, algo en que apoyarse.
De ahí la importancia de caerse.





Es lo que también estudió el sicólogo contemporáneo Ludwig Binswanger cuando analiza la expresión “caerse de las nubes”; es gracias a que nos caemos de las nubes que encontramos la tierra.




El mismo Franz Von Baader ya había afirmado que precisamente el nombre de tierra, terra , provenía de la inversión del hecho que determinó nuestro fundamento, la detención, en francés, el arret- y al revés: terra-.

La tierra es la detención, el arret, la aparición de un fundamento que detiene nuestra germinal caída. Lo fundamental del hombre es caerse. Por suerte eso está siempre al alcance de todos. Lo dice bien nuestra popular canción:”un tropezón cualquiera da en la vida”.





Casi se diría que con el tropezón nacemos a la tierra. Solo que hay que cuidar un equilibrio básico de fuerzas: tropezar, esta bien; caerse, también, pero para detenerse al fin en la superficie. No hay que caerse con tanto entusiasmo que al final nos quedemos enterrados. Todos los movimientos hacia abajo deben tener por lo menos un límite y en todo caso compensarse con un movimiento hacia arriba.





La importancia de caer se entiende mejor si se piensa en el peligro mayor que significa flotar. Siempre es mejor caerse de una vez, “caerse de las nubes” y terminar pisando tierra, que no andar flotando. El que anda flotando ni pisa ni vuela. Y además, por lo tanto, ni siquiera sube. Por eso se dice también teológicamente que en el principio fue la caída. Además, todo el que cayó quiere levantarse, y precisamente eso, esa voluntad de levantarse, de subir, es lo que hace hombre al hombre. Pero ¿cómo podría querer subir, si antes no se hubiera caído?.


10 comentarios:

  1. Basicamente,se podría decir,justamente porque se puede decir cualquier cosa,que SOMOS gracias al antónimo,y que HACEMOS gracias al opuesto.
    Menos mal que se quebró la rama,sino nunca hubiera sabido cuando iba a parar de reirme !!.
    PD:Gracias por darme el conocimiento de la asfixia de flotar.
    Brillante!
    Abrazo.

    Bueno ya que estoy te mando un abrazo brillante o luminoso o fluorescente.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis!
    Caerse de las nubes...eso es grave!jaja!
    Pero hablando en serio...lo importante de la caída es que podamos levantarnos. Sea por voluntad propia, o porque hay gente que nos quiere y nos ayuda a levantar nuestras ruinas. Porque a veces no duele el cuerpo, sino el alma.
    Gracias por hacernos pensar un poco.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Creo que esta nuva sección tendrá su miga.

    Hoy ha sido interesante la reflexión.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu entrada, y las ilustraciones geniales.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Bien...nunca el cuerpo controla la caìda, somos atraidos a la tierra SI O SI por la fuerza de la gravedad, no importa mi tamaño, ni mi masa, todos caemos igual,¡lo mismo una pelota de papel que un martillo!....¡¡¡y al mismo tiempo111... wowh

    La tierra nos recibe con su millones y millones de electrones , repeliendo los atomos de nuestra masa, infinitos y maravillosos electrones se comunican entre si formando una cama invisible que nos sostiene cuando nos damos contra el suelo, estos y los electrones nuestros se repelen impidiendonos hacer en la tierra un hoyo.

    ¡¡Tan pequeños y maravillosos!!....la uniòn hace la fuerza, algo tan insignificante , al final tiene mas poder que la fuerza gravitacional que opera sobre planetas y los hace rotar y girar....Este mundo es maravilloso...hay poesìa en todo eso

    Muy entretenidos tus post...me encanta venir por aquì

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me encantó este post filosófico :)

    Ahora tengo mas claro eso de que un tropezón no es caída, lo importante es no caer con tantas ganas que te quedes enterrado.
    Esa idea ha sido mi aprendizaje del día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Excepcional post. Me ha encantado. Muy . pero muy bueno. Felicitaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Quizás, estar donde se deba seria lo mejor…
    Evitaríamos esa intranquilidad, que da la inseguridad.
    De Caer o No...

    Saludos de J.M. Ojeda

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho las reflexiones, aunque yo ande flotando casi siempre entre sueños, fuego y magia. Cuando caigo, caigo y duro, pero sigo soñando. Ojalá todos tengamos la fuerza suficiente para levantarnos y mantenernos en el estado ideal de cada uno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ESPECTACULARRRRRR!!!!!
    Hace mucho que no caigo. Mmmm...¿Dónde estaré?
    Un beso

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN