domingo, 3 de abril de 2011

Mago





En estos días en que mi salud no ha estado muy bien que se diga ,he tratado de llevarlo con el mejor humor posible. Queriendo aprender del porque de la enfermedad he intentado distinguir dolor de sufrimiento ,aunque a veces no es fácil percibir las diferencias.

Alguna vez lei estas palabras,que hoy creo oportuno reflexionar:

el dolor es algo tan contundente e ineludible, lo he mirado, observado, confrontado e intentado aprender de él. He llegado a concluir que el dolor es un gran maestro. Cuando el dolor llega, los más firmes y racionales argumentos que hemos sostenido durante años, las más inflexibles posturas, se someten a gran prueba.
Es así que llegado el dolor, sólo lo verdadero permanece, y lo demás cae o se debilita grandemente. Este maestro es mal visto, y nadie quiere aprender de él



.El dolor obliga a una transformación, es una especie de puerta. Como tú imaginarás o habrás experimentado hay diferentes formas de atravesarla: con fe, discernimiento, valentía, voluntad, esperanza, aceptación, y por qué no con lo opuesto: descreimiento, ignorancia, cobardía, desgano, desesperación o negación, o con la combinación de varias de estas formas. Lo indiscutible es que esta puerta deberá ser atravesada, y si te detienes a ver la forma de este mundo, es más que evidente que no una vez, sino muchas.

Tomando pues al dolor como maestro, debemos ver qué podemos aprender de él, qué enseñanza tiene para brindarnos. Si no aceptamos su enseñanza, viene ahí la consecuencia llamada SUFRIMIENTO.

Este elemento es totalmente distinto al dolor. Reflexiona tú mismo ahora sobre su diferencia. Tú no sufres de inmediato: primero aparece el dolor, y de acuerdo a tu reacción y estado humano, aparece o no el sufrimiento.

Sufrir no tiene que ser necesariamente una consecuencia del dolor, es sabido que muchas veces optamos por sufrir aunque no tengamos dolor alguno.

En estos momentos dificiles ,encuentro paz y sosiego en esta cancion de Lou Reed.







Mago, llevame en tus alas
y… aleja suavemente las nubes
Lo siento, siento tanto no tener conjuros,
sólo palabras para desvanecerme

Quiero un poco de magia para desvanecerme
Quiero un poco de magia para desvanecerme
Quiero contar hasta cinco
Darme vuelta y encontrarme con que no estoy màs aca
Volar entre la tormenta
Y despertarme en la calma
Liberame de este cuerpo
De este bulto que se mueve en mi interior
permitíme abandonar este cuerpo muy lejos
Estoy harto de mirarme
Odio este cuerpo doliente
Que la enfermedad lentamente ha desgastado.

mago llevate mi espíritu
Por dentro soy joven y vital
Por dentro estoy vivo, por favor llevame
Tanto que hacer – es demasiado pronto
Para que mi vida se termine
para que este cuerpo se pudra sin más.

Quiero alguna magia para seguir viviendo
Quiero un milagro… no quiero morir
Tengo miedo de dormirme y no volver a despertar
Y no volver a existir
Cerrar los ojos, desaparecer
y disolverme en la bruma.
Que alguien me escuche por favor
No puedo sostener una taza de cafe en la mano
Mis dedos están débiles, las cosas se me caen.
Por dentro soy joven y hermoso
Queda demasiado por hacer
me quitan hasta el aliento.

Doctor, usted,no es un mago – y yo no soy creyente
Necesito más de lo que la fe puede darme
Necesito creer en milagros – no sólo en números
Necesito magia que me lleve.
Necesito magia que me arrebate
Que me visite en esta noche estrellada
Que reemplace las estrellas, la luna, la luz – el sol se fue
hazme volar en la tormenta
Y despertarme en la calma.
Vuelo entre la tormenta
Y despertarme en la calma...




9 comentarios:

  1. Luis,

    Te envio un fuerte abrazo y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  2. Luís no sabía nada de tus problemas de salud, me has dejado preocupada.
    Ojalá no sea grave, ojalá estés recuperándote.
    Es extarño, esto de los blog, increiblemente una llega a sentirse muy cerca de alguien a quien fisícamente no se le conoce.

    ResponderEliminar
  3. Luis, pediré por tu recuperación. Son bellas tus reflexiones..creo que el dolor proviene del cuerpo el sufrimiento de la mente, el dolor se cura con ciencia el sufrimiento con la fe interna y fundamentada en la experiencia y la meditación. Pero ambos no nos gustan y podemos superarlos como tu dices aprendiendo y no olvidando que todo este camino de la vida tiene un Destino*
    un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Luis... nuestra mente es muy poderosa... no dejes de pensar en positivo, de pensar e imaginar que te sentís realmente bien a pesar de tener dolor... y el cuerpo creerá que así es...
    No sé cuál sea tu enfermedad, pero sea cual fuere el dolor que nos aqueje podemos hacer que la mente le diga al cuerpo que la pase mejor...
    Creo que ya otras veces vos mismo hablaste del poder de la risa y de la actitud positiva... no voy a decirte nada nuevo...
    Aunque a veces el dolor es tan grande que nos agarra mal parados... entonces necesitamos que los amigos nos recuerden alguna cosas que se nos olvidan...
    No dejes de visualizar tu cuerpo en armonía y libertad...
    No dejes de sonreír... a pesar de todo...
    Un beso muy grande desde este lado del gran charco... ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Te mando fuerza y ánimo acompañado de un abrazo gigante!

    Besote enorme.

    ResponderEliminar
  6. Luis desde aquí te mando las mejores energías para que te recuperes pronto.No se que te anda pasando pero espero no sea nada grave.Cuidate,saludos!

    ResponderEliminar
  7. Luis, conozco el dolor, de hecho llevo días difíciles también y no soy valiente, me gana de mano el decaimiento cuando el dolor es fuerte.
    Pero es verdad lo que decís, el dolor es un gran maestro, uno en estos momentos oscuros también ve.
    Ve que los médicos no son magos, que las propias creencias son endebles, que sólo uno se tiene a si mismo, descubrís lo que es importante realmente y te das cuenta que lo importante son dos o tres cosas, que todo lo demás es ficticio y también te descubrís esperando milagros.
    Los milagros existen.
    Yo no sé qué te pasa Luis, me preocupa tu post de hoy. Sólo espero que tu fuerza interior que es importante, al menos a todos los que te seguimos nos la has sabido trasmitir, te sostenga fuerte en estos momentos.

    Un abrazo inmenso del otro lado del charco.

    ResponderEliminar
  8. !Cuídate, querido Luis!
    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. Gracias todos por sus palabras en forma de caricias...

    ResponderEliminar

Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN