jueves, 27 de enero de 2011

Diez razones para escribir para los niños - Isaac Bashevis Singer





Tengo más de 500 razones para escribir para los niños, pero con el fin de ahorrar tiempo, enumeraré solo 10:

1) Los niños leen libros y no críticas de libros. Los críticos les importan un pepino.

2) Los niños no leen para encontrar su identidad.

3) No leen para liberarse de un complejo de culpa, para satisfacer su ansia de rebelión ni para deshacerse del sentimiento de alienación.

4) Los niños no hacen uso de la psicología.

5) Aborrecen a la sociología.

6) No intentan siquiera comprender a Kafka.

7) Siguen creyendo en el Bien, en la familia, en los ángeles, en los demonios, en brujas, en los diablos burlones, en la lógica, en la claridad, en los signos de puntuación y en muchas otras cosas comprensibles.

8) Les gusta leer relatos interesantes y no comentarios, ni guías o notas que acompañan a textos.

9) Cuando un libro es aburrido, bostezan abiertamente sin sentimiento de culpa o temor a la autoridad.

10) No esperan de su escritor preferido que salve la humanidad. Por más jóvenes que sean, ya han comprendido que él no está en condiciones de hacerlo. Solamente los adultos tienen ilusiones tan infantiles.





lunes, 24 de enero de 2011

Tres microrrelatos y una historia real

3 microrrelatos

CUENTO DE HORROR

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones

Juan José Arreola


FINAL PARA UN CUENTO FANTÁSTICO de I.A. Ireland.

--¡Que extraño! --dijo la muchacha avanzando cautelosamente--. ¡Qué puerta más pesada! La tocó, al hablar, y se cerró de pronto, con un golpe.

--¡Dios mío! --dijo el hombre--. Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. ¡Cómo, nos han encerrado a los dos!

--A los dos no. A uno solo --dijo la muchacha.

Pasó a través de la puerta y desapareció.






¿SERÍA FANTASMA? de George Loring Frost.

Al caer de la tarde, dos desconocidos se encuentran en los obscuros corredores de una galería de cuadros. Con un ligero escalofrío, uno de ellos dijo:

--Este lugar es siniestro. ¿Usted cree en fantasmas?

--Yo no --respondió el otro--. ¿Y usted?

--Yo sí --dijo el primero y desapareció.



Una historia real

Historia de este post:

Hace ya un par de meses, quise escribir un cuento de fantasmas para publicar en este blog. Comencé a narrar una historia de aparecidos, y no llegue a escribir tres oraciones cuando siento un golpe en la cabeza.

Sorprendido veo que es un muñeco, un fantasmita de juguete que se cayó desde un parlante del equipo de música, justo a la altura del teclado de la computadora.

Sonreí de la extraña casualidad e intente seguir escribiendo pero ya no fue posible: una inquietud interna no me lo permitía. Me serví un café, abandone por ese día el intento de escribir y me dedique a visitar distintos blogs.

A las pocas semanas retomo la idea del cuento de fantasmas y al intentarlo, a los dos minutos de comenzar a teclear, se cae nuevamente el fantasma de juguete, esta vez golpeándome las manos.

En realidad quede mas sorprendido que asustado.

Me puse a pensar si todo esto tendría que ver con la historia que quería contar, basada parte en hechos reales de mi niñez y en parte imaginada.

Mi cuento iba a estar inspirado en el gordo Andrés, un amigo de infancia y adolescencia que murió a los 18 años en un accidente automovilístico. De niños nos gustaba asustarnos mutuamente contándonos historias de fantasmas. La historia que pretendí escribir y que el fantasma de juguete interrumpió dos veces , comenzaba ,en memoria de los viejos tiempos, con nosotros dos de niños contándonos de media noche historias de terror que eran interrumpidas una y otra vez por sonidos extraños que nos asustaban.

Hasta que descubríamos con espanto que los ruidos provenían de nuestros propios juguetes que cobraban vida y se aproximaban hacia nosotros dos con claras intenciones de atacarnos… hasta ahí lo que tenia pensado escribir y que, como ya conté, no fue posible continuar por la “intervención” del fantasma de juguete que parecía cobrar vida cada vez que quise terminar la historia.


Ante esta situación, decidí hacer una pausa y dejar para mas adelante mi historia de terror.

Hoy a tres meses de mi último intento, vuelvo a escribir sobre el tema, pero decido publicar estos microrelatos de fantasmas, en lugar de mi historia original.

Lo curioso de todo esto es que busque al fantasmita de juguete para fotografiarlo con el fin de ilustrar este post y no lo encontré en ningún lado de la casa. Les he preguntado a mis hijos y esposa si lo han visto en algún lugar y ellos me aseguran que en ningún momento tuvimos en casa un juguete con esas características y medio en serio, medio en broma, me dicen que posiblemente lo haya soñado… yo estoy totalmente convencido que lo que cuento fue real y no un sueño. Especialmente al darme cuenta de que puedo terminar de contarles mi historia, gracias a que ese juguete desapareció…como un fantasma.

Buenas Noches.






viernes, 21 de enero de 2011

invitacion


Se que no será fácil abandonar esta rutina de girar y girar y permanecer siempre en este mismo lugar, aunque a veces el hastío nos sofoque nos hemos acostumbrado a trotar despacito sin sobresaltos ni contratiempo alguno..

Todos tan iguales, tan idénticos, al ritmo de la misma música hipnotica una y otra vez

Pero, hoy es el día… te invito a salir del carrousel y a galopar por otras tierras, conocer otros paisajes. Claro, que abandonar lo seguro nos da miedo, por supuesto que entiendo que lo desconocido no nos da ninguna garantía, pero igual te invito a saltar de este repetir y repetir para no llegar a ningún sitio. Créeme, allí fuera descubrirás por tu cuenta, cual es tu propio destino.









"Un par"

La vida es eso niño
lo diga yo o cualquiera
que pase por tu vida
la vida es eso insisto
hay un lote de infelices
y un par de listos

...

La muerte es eso creo
no importa quien lo dude
acaso alguien regresa
la muerte es eso canto
Cien ventanas en tinieblas
y un par no tanto

...

Ves la fugaz melodía que ocupa mi voz
yo soy apenas su estela, su brillo de paso
Su motivo de siempre, buscar emoción
Mi destino es canción, y es fugaz por si acaso
y es fugaz por si acaso.

(Canción de Fernando Cabrera con Jorge Drexler)






miércoles, 19 de enero de 2011

Vivian Maier

Es sabido que la realidad supera a la ficcion.He aquí un buen ejemplo.

La historia de Vivian Maier es aquella que empezó después de haber vivido en el más absoluto anonimato, desconocida su ‘afición’, pasó los años acumulando miles y miles de películas, testimonios silenciosos de una ciudad y una vida entera. Retratando el paso de su mirada por las calles y las gentes de Chicago. Construyendo lenta y apasionadamente un legado artístico inconmensurable sin ni siquiera tal vez saberlo.



Vivian Maier, una mujer de origen francés que llegó a los Estados Unidos siendo niña, sentía una irrefrenable pasión por la fotografía. Falleció el 21 de abril de 2009 a los 83 años de edad sin intuir siquiera que su obra alcanzaría un enorme éxito popular, y todo se lo debe a un agente inmobiliario aficionado a las antiguedades.



En 2007, un chico de 26 años llamado John Maloof, el agente inmobiliario antes mencionado, acudió a una subasta pública de muebles y antiguedades en la que adquirió por 400 dólares una caja llena con 30.000 negativos.


Maloof comenzó lentamente a revelar los negativos, obteniendo copias de una calidad sorprendente. Eran fotografías tomadas principalmente en las calles de Chicago en las decadas de los 60 y 70 por una niñera y fotógrafa aficionada llamada Vivian Maier, aunque Maloof en ese momento desconocía la identidad de la artista.





La pobre mujer no podía hacer frente a las deudas del casero, así que tuvo que desprenderse de algunas de sus posesiones más preciadas.


Maloof quedó tan fascinado con su trabajo que se decidió a comprar el resto de cajas de negativos de Maier, con lo cual su colección alcanza las 100.000 imágenes. Algunas de ellas también se tomaron en una playa, a la que Maier acudía con la familia que la tenía contratada como niñera.




Maloof no conocía ningún dato de la autora de las fotografías. En una de sus últimas compras de negativos, el agente inmobiliario encontró su nombre escrito a lapiz en el sobre de una fotografía. Acudió a Google para intentar saber quién era Vivian Maier, pero lo que econtró fue la esquela de la misteriosa fotógrafa callejera. Había fallecido justo el día antes del hallazgo.




Tal y como sucedió con una de las poetisas más admiradas de los Estados Unidos, Emily Dickinson, nuestra niñera protagonista falleció sin saber que su obra alcanzaría una popularidad inaudita tras su muerte.


Maloof prosiguió con sus pesquisas. En una tienda de fotografía centenaria de Chicago la recordaban vagamente, decían de ella que acudía de tanto en tanto a comprar negativos, y que era muy introvertida.




Hoy en día, con una velocidad realmente pasmosa, la crítica especializada se ha apresurado en aclamar el trabajo de esta desconocida aficionada cono uno de los mejores compendios de fotografía callejera de todo el siglo XX.

En su honor, John Maloof ha creado el blog Vivianmaier.blogspot.co



Aqui se puede disfrutar en mayor profundidad la obra de esta solitaria y singular artista.








domingo, 16 de enero de 2011

OLIVERIO



"Un libro debe construirse como un reloj y venderse como un salchichón." Oliverio Girondo

PUEDES JUNTAR LAS MANOS

La gente dice:
Polvo,
Sideral,
Funerario,
y se queda tranquila,
contenta,
satisfecha.
Pero escucha ese grillo,
esa brizna de noche,
de vida enloquecida.
Ahora
es cuando canta
Ahora y no mañana
Precisamente ahora.
Aquí.
A nuestro lado...
como si no pudiera cantar en otra parte.
¿Comprendes?
Yo tampoco.
Yo no comprendo nada.
No tan sólo tus manos
son un puro milagro.
Un traspiés, un olvido,
y acaso fueras mosca,
lechuga, cocodrilo.
Y después... esa estrella.
No preguntes.
¡Misterio!
El silencio.
Tu pelo.
Y el fervor,
la aquiescencia
del universo entero,
para lograr tus poros,
esa ortiga, esa piedra.
Puedes juntar las manos.
Amputarte las trenzas.
Yo daré mientras tanto
tres vueltas de carnero

Oliverio Girondo.






Dicotomía incruenta

Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla a la mía
y forman una mano.

Cuando voy a sentarme
advierto que mi cuerpo
se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse
adonde yo me siento.

Y en el preciso instante
de entrar en una casa,
descubro que ya estaba
antes de haber llegado.

Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,
y que mientras me rieguen de lugares comunes,
ya me encuentre en la tumba,
vestido de esqueleto,
bostezando los tópicos y los llantos fingidos.


Oliverio Girondo








viernes, 14 de enero de 2011

Nasrudín




Nasrudin iba todos los días a pedir limosna en el mercado y a la gente le encantaba tomarle el pelo a Nasrudin con el siguiente truco: le mostraban dos monedas, una valiendo diez veces más que la otra. La gracia era que Nasrudin siempre escogía la de menor valor.


La historia se hizo conocida por todo el condado. Día tras día grupos de hombres y mujeres le mostraban las dos monedas, y Nasrudin siempre se quedaba con la de menor valor.
Hasta que apareció un señor generoso, cansado de ver a Nasrudin siendo ridiculizado de aquella manera.
Lo llamó a un rincón de la plaza y le dijo: - Siempre que te ofrezcan dos monedas, escoge la de mayor valor. - Así tendrás más dinero y no serás considerado un idiota por los demás. - Usted parece tener razón – respondió Nasrudin. - Pero si yo elijo la moneda mayor, la gente va a dejar de ofrecerme dinero para probar que soy más idiota que ellos. Usted no se imagina la cantidad de dinero que ya gané usando este truco.






Nasrudin estaba sin trabajo y preguntó a algunos amigos a qué profesión podía dedicarse.
Ellos le dijeron: - Bueno, Nasrudín, tú eres muy capaz y sabes mucho sobre las propiedades medicinales de las hierbas. - Podrías abrir una farmacia.
Se fue a casa, pensó en ello y dijo: - Sí, es una buena idea, creo que soy capaz de ser farmacéutico.



Claro que Nasrudín estaba pasando por uno de esos momentos en los que deseaba ser muy prominente y muy importante. Se dijo: - No voy a abrir solamente un herbolario o una farmacia que se ocupe de hierbas. - Voy a abrir algo enorme y a producir un impacto significativo.
Compró una tienda, instaló las estanterías y vitrinas, y cuando llegó el momento de pintar el exterior colocó un andamio, lo cubrió con sábanas y trabajó detrás de él.



No le dejó ver a nadie qué nombre le iba a poner a la farmacia, ni cómo estaba pintando el exterior.
Después de varios días, distribuyó folletos que decían: “La gran inauguración es mañana a las nueve“. Todas las personas del pueblo y de los pueblos de los alrededores vinieron y se quedaron de pie esperando frente a la nueva tienda.
A las nueve en punto salió Nasrudín, y con gesto teatral quitó la sábana que cubría la fachada de la tienda, y había allí un enorme cartel que decía “Farmacia cósmica y galáctica de Nasrudin“, y debajo, con letras más pequeñas: “Armonizada con influencias planetarias“.

Muchas personas quedaron muy impresionadas, y él hizo muy buenos negocios ese día.
Por la tarde, el maestro de la escuela local fue y le dijo:
- Francamente, Nasrudín, esas afirmaciones que usted hace son un poco dudosas. -
No, no, – dijo Nasrudín
- Todas las afirmaciones que hago acerca de influencias planetarias son absolutamente ciertas.
- Cuando el sol se levanta, abro la farmacia .. - .. y cuando el sol se pone, la cierro.






Cierta mañana Nasrudin envolvió un huevo en un pañuelo, se fue al medio de la plaza de su ciudad y llamó a los que pasaban por allí
.
- ¡Hoy tendremos un importante concurso! – dijo – ¡Quien descubra lo que está envuelto en este pañuelo, recibirá de regalo el huevo que está dentro!
Se miraron, intrigados, y le dijeron: - ¿Cómo podemos saber qué tienes dentro del pañuelo? ¡Ninguno de nosotros es adivino!
Nasrudin insistió: - Lo que está en este pañuelo tiene un centro que es amarillo como un yema, rodeado de un líquido del color de la clara, que a su vez está contenido dentro de una cáscara que se rompe fácilmente. Es un símbolo de fertilidad, y nos recuerda a los pájaros que vuelan hacia sus nidos. Entonces, ¿quién puede decirme lo que está escondido?

Todos los habitantes pensaban que Nasrudin tenía en sus manos un huevo, pero la respuesta era tan obvia que nadie quiso pasar vergüenza delante de los otros.
Se preguntaban a sí mismos: ¿Y si no fuese un huevo, sino algo muy importante, producto de la fértil imaginacón mística de los sufíes?
Un centro amarillo podía significar algo del sol, el líquido a su alrededor tal vez fuese algún preparado de alquimia.
No, aquel loco estaba queriendo que alquien haciera el ridículo.
El cuento relata que Nasrudin preguntó dos veces más y nadie se arriesgó a decir algo impropio. Entonces él abrió el pañuelo y mostró a todos el huevo. - Todos vosotros sabíais la respuesta – afirmó – y nadie osó traducirla en palabras.
Así es la vida de aquellos que no tienen el valor de arriesgarse: las soluciones nos son dadas generosamente por Dios, pero estas personas siempre buscan explicaciones más complicadas, y terminan no haciendo nada.







Cuando Nasrudin tenía una tintoreria, vino un cliente que le dijo:

- Podrías teñirme este vestido?
- ¿De qué color lo quieres?

- Ah, nada complicado, pero que no sea ni rojo, ni verde, ni blanco, ni negro, ni amarillo, ni lila. Bien, ya me entiendes, no querría ningún color conocido, pero fuera de esto, nada especial. ¿Me lo puedes hacer?
- ¡Claro que si, hombre! Pasa a recogerlo cuando quieras, pero que no sea ni lunes, ni martes, tampoco miércoles, ni jueves y menos viernes. ¡Ah! Y el sábado y domingo esta cerrado. Fuera de esto, ya lo sabes, siempre y cuando quieras.





Nasreddin, o Nasrudín es un personaje mítico en los cuentos sufies.
Es una especie de antihéroe del Islam y de la tradición popular sufí.
Sus historias sirven para ilustrar o introducir las enseñanzas sufíes, se supone vivió en la Península Anatolia en una época indeterminada entre los siglos XIII y XV. Nasr-ed-Din significa “victoria de la fe” y Hodja, “el maestro” o “el profesor”. También se le conoce como “El maestro Nasreddin” (Nasreddin Hodja) y Mulá Nasrudín.
Nasrudín es un Mulá (maestro) que protagoniza una larga serie de historias-aventuras-cuentos-anécdotas, representando distintos papeles: agricultor, padre, juez, comerciante, sabio, maestro o tonto


. Cada una de estas historias cortas hace reflexionar a quién la lee u oye, como una fábula, y además suelen ser humorísticas, con el humor simple de lo cotidiano, a veces con contrasentidos y aparentes absurdos.
Sus enseñanzas, que han sido y son utilizadas por los maestros del sufismo, van desde la explicación de fenómenos científicos y naturales, de una manera más fácilmente comprensible, a la ilustración de asuntos morales.
la sabia y absurda lógica de los cuentos de Nasrudín es uno de los métodos más ingeniosos que tienen los sufíes para romper la forma de pensar habitual, adentrándose así en un mundo despojado de prejuicios.
Nasrudin es considerado un Don Quijote islámico porque acostumbra a ser cuerdo en su locura y abarca todo el ingenio popular de oriente medio transmitiendo de forma simplificada las enseñanzas del sufismo.
Acostumbra a realizar una crítica caústica y mordaz de los comportamientos inadecuados del islamismo, representado en muchos cuentos por imanes, jueces y personeros de la religión, representando él mismo los valores de un religioso sufi.

Aqui les dejo algunos links por si quieren leer mas cuentos de Nasrudin.
http://www.personarte.com/index
http://contarcuentos.com/
http://cuentosdenasrudin.blogspot.com/




martes, 11 de enero de 2011

SER LEAL A SÍ MISMO...





Las casualidades no existen… acabo de publicar un post con el titulo de Ser esencial , cuando a la tarde recibo un e-mail de Virginia Gawel & Eduardo Sosa de Pensamiento Sensible que trata el mismo tema desde otro punto de vista . Nunca publico dos post en el mismo día, pero esta vez la “casualidad” lo amerita, y vaya también como homenaje a la poeta, cantautora y activista por los Derechos Humanos: María Elena Walsh.



SER LEAL A SÍ MISMO...

Hay un cierto tipo de alegría que necesitamos aprender a reconocer: acontece cuando somos auténticamente nosotros mismos, sin máscaras, y obramos en consecuencia. Latristeza esencial, en cambio, surge cuando nos auto-sometemos a ejecutar lo condicionado, a hacer lo que nuestro interior rechaza, a negociar lo innegociable con tal de ser aprobados y, a costa de ello, a perder nuestro principal valor: ser leales a nosotros mismos.

Traicionarse a sí conlleva lo que podría llamarse depresión esencial. ¿Por qué? Porque eso interno y profundo nos reclama que le escuchemos. Íntimamente sabemos que nuestra Esencia no vino a este mundo a cuidar de las apariencias, a vivir vidas ajenas, a pisar esta Tierra sin haber realizado su acción personal por florecer en Belleza... aunque sea tan difícil echar transitorias raíces aquí! Por eso necesitamos una constante revisión de esa brújula que está ligada a nuestra porción del Todo. Así lo dijo la querida María Elena Walsh, que en estos días dejó sus frutos en el mundo de los humanos, y retornó su Esencia al Origen:

ESENCIA

Nunca nombrarla, nunca.
Ni callarla siquiera.
Solamente crecer de sus raíces
con asombrado llanto.
Ser y morir tan sólo para justificarla
como naturaleza
y sumisa costumbre.

Madurará con pausa
y exactitud de necesaria estrella
y sólo incertidumbres
me probarán su órbita,
su doloroso amor, su cumplimiento.

Será un desgarramiento
elemental, constante.
Desesperada espera -lo sé- desesperada.

Y sin embargo, nada
persistirá más cierto
que su sabiduría,
que sus sencillas fiestas.
Como el rosal seguro de la rosa.

Y yo seré la sombra de su florecimiento,
yo viviré acatando
su voz y su silencio,
en indefensa Tierra, irrenunciablemente.

María Elena Walsh




El ser esencial



El problema universal se refiere al desasosiego interno que se apodera del hombre cuando su adaptación al mundo ha llegado a ser tan total que lleva al Ser esencial a un callejón sin salida…

Finalmente, cuando el hombre llega a cierta etapa de su desarrollo individual, se sitúa frente a su propio problema. Es el momento en que descubre su propio cautiverio total, en el seno de la vida condicionada por el tiempo y el espacio, asfixia en él al Ser esencial, absoluto, que está más allá de lo temporal-espacial.

El Ser esencial no es una simple idea, o un simple objeto en el que hay que creer. Tampoco es el producto de una meditación piadosa. Es el contenido de una experiencia que no tiene solamente valor empírico, sino carácter de relación.

Unirse al Ser esencial es unirse al misterio. En primer lugar, el hombre, el hombre debe ser capaz de soportar que el mundo en que vive desaparezca en la noche de su conciencia para que llegue la luz del gran secreto..la apertura al Ser esencial es el acontecimiento capital de nuestra época. Es para el hombre, la realización del verdadero Sí.

Y aquel hombre que vivía sólo según su naturaleza, mirando, sobre todo, hacia un mundo contingente, se transforma en hombre nuevo, conscientemente anclado en su Ser esencial. Es libremente su testimonio en el mundo por medio del conocimiento, la creación y el amor. MI SER ESENCIAL: LA MÁS PROFUNDA EXPERIENCIA

Karlfried Graf Dürckheim


El ser esencial


Lo que más anhelamos es un secreto que se revela sólo cuando estamos dispuestos a descubrir una parte oculta de nuestro ser. En las antiguas tradiciones sapienciales, este empeño se comparó con la recolección de la hermosa perla, una manera poética de expresar que debemos nadas bajo las aguas superficiales, sumergirnos en nuestro ser y buscar pacientemente esa perla invaluable. La perla también recibe el nombre de esencia, hálito de Dios, agua de vida o néctar sagrado… En el ámbito humano significa convertir temor, agresión, duda, inseguridad, odio y vacío en sus opuestos´...

Deepack Chopra



lunes, 10 de enero de 2011

en linea recta

"Poema en línea recta"

Nunca conocí a nadie a quien le hubiesen roto la cara.
Todos mis conocidos fueron campeones en todo.
Y yo, que fui ordinario, inmundo, vil,
un parásito descarado,
un tipo imperdonablemente sucio
al que tantas veces le faltó paciencia para bañarse;
yo que fui ridículo, absurdo,
que me llevé por delante las alfombras de la formalidad,
que fui grotesco, mezquino, sumiso y arrogante,
que recibí insultos sin abrir la boca
y que cuando la abrí fui más ridículo todavía;
yo que resulté cómico a las mucamas de hotel,
yo que sentí los guiños de los changadores,
yo que estafé, que pedí prestado y no devolví nunca,
que aparté el cuerpo cuando hubo que enfrentarse a puñetazos,
yo que sufrí la angustia de las pequeñas cosas ridículas,
me doy cuenta que no hay en este mundo otro como yo.
La gente que conozco y con quien hablo
nunca cayó en ridículo, nunca sufrió un insulto,
nunca fue sino príncipe -todos ellos príncipes- en la vida...
¡Ah, quién pudiera oír una voz humana
que confiese no un pecado sino una infamia;
que cuente no una violencia sino una cobardía!
Pero no, son todos la Maravilla si los escucho.
¿Es que no hay nadie en este ancho mundo capaz de confesar que una vez
fue vil?
¡Oh príncipes, mis hermanos!
¡Basta, estoy harto de semidioses!
¿Dónde está la gente de este mundo?
¿Así que en esta tierra sólo yo soy vil y me equivoco?
Admitirán que las mujeres no los amaron,
aceptarán que fueron traicionados -¡pero ridículos nunca!-
Y yo que fui ridículo sin haber sido traicionado,
¿cómo puedo dirigirme a mis superiores sin titubear?
Yo que fui vil, literalmente vil,
vil en el sentido mezquino e infame de la vileza.

Fernando Pessoa

domingo, 9 de enero de 2011

Consejos de Gurdjieff a su hija

Consejos de Gurdjieff a su hija



1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir, agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.



16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión ponte en el lugar del otro.




35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
41. Transforma tu orgullo en dignidad.
42. Transforma tu cólera en creatividad.
43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45. Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo, mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en que habites consagra siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.



Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN