domingo, 31 de enero de 2010

Homenaje al vaso de agua




Cuando menciono al vaso, no me estoy refiriendo al glamour de una fina copa de cristal con burbujeante champagne o a un ancestral y mítico grial, ni tampoco hago mención de sofisticados recipientes contenedores de néctar o pócimas mágicas.


Hoy hablo de la simpleza transparente de un vaso de agua: de la maravillosa capacidad de entrega, de su cotidiana compañía sin más pretensión que la de brindarse silenciosamente.


Así como Rubayat ha cantado al éxtasis embriagador del vino, yo sin ser poeta, modestamente deseo en este post homenajear al tan imprescindible como inadvertido vaso de vidrio.








Primer trago: Sorbo poético


Poema

El vaso de Roger Wolfe

Siéntate
a la mesa.
Bebe un vaso
de agua. Saborea
cada trago.
Y piensa
en todo el tiempo
que has perdido.
El que estás perdiendo.
El tiempo
que te queda por perder
.

Mi sed agradece un vaso de agua. decía el poeta italo- argentino Antonio Porchia y el poeta sevillano Antonio Machado parece contestarle con uno de sus cantares:

Bueno es saber que los vasos
nos sirven para beber;
lo malo es que no sabemos
para qué sirve la sed.


Segundo trago: Sorbo neurótico


-¿Por qué dejas sobre la mesita de noche un vaso lleno y otro vacío?

-Para tener un vaso lleno por si tengo sed y otro vacío por si no tengo ganas de beber










- Optimista: El vaso está medio lleno


- Pesimista: El vaso está medio vacío


- Nihilista: ¿Qué más da?


- Egoista: ¡Ese vaso es mío!











Tercer Trago: Sorbo cinematográfico


AMELIE

La muchacha del vaso de agua.





-¿Sabe? Después de todos estos años, el único personaje que aún me cuesta perfilar es la muchacha con el vaso de agua. Está en el centro y sin embargo está como ausente.
-Quizá sea diferente a los demás.
-¿eh? y ¿por qué?
-No lo sé... Quizá cuando era niña no jugaba con los demás niños de su edad. Puede que nunca jugara.





-Esa chica del vaso de agua... creo que está distraída porque está pensando en alguien.
-¿Te refieres a alguien del cuadro?
-No, quizá un chico con quien ella se cruzó y le dio la impresión de que los dos se parecían.
-Ah, o sea que ella prefiere imaginarse una relación con alguien ausente que tener una con los que están a su lado.
-No sé... Quizá sea lo contrario y ella se desvive por arreglar la vida de los demás.
-¿Y de ella? De todos los desarreglos de su vida, ¿quién se ocupará?
-En mi opinión es mejor dedicarse a los demás que a un gnomo de jardín.




sábado, 30 de enero de 2010

El tiempo me enseño


Comenzó el carnaval en Uruguay, fiesta popular por excelencia, considerándose además el más largo del mundo, con cuarenta días de duración.

Para celebrar la fiesta de dios Momo les dejo un tema excepcional cantado por dos de las mejores voces carnavaleras.

El Canario Luna, todo un icono carnavalero que murió unos meses atrás. y Tabaré Cardozo pertenece a la generación mas reciente de murguistas.

Dos generaciones distintas unidas por una misma pasión.







El tiempo me enseñó que con los años,
se aprende menos de lo que se ignora.
El tiempo, que es un viejo traicionero,
te enseña cuando ya llegó la hora.
El tiempo me enseñó como se pudo
en la universidad arrabalera.
Con la verdad prendida en una esquina,
igual que un farolito en la vereda.
 
Lailailai...
 
El tiempo me enseñó que los amigos
se cuentan con los dedos de una mano.
Por eso debe ser que no los cuento,
para pensar que tengo mil hermanos.
El tiempo me enseñó que los traidores
se sientan en la mesa a tu costado.
Y el hombre que te da la puñalada,
comparte el pan con esas mismas manos.
 
Lai...
 
Porque no tengo nada que me sobre
por eso es que yo digo que soy rico.
Porque prefiero ser un tipo pobre
a ser alguna vez, un pobre tipo.
El tiempo me enseñó que las banderas,
son palos con jirones que flamean
y el mapa es un papel que se reparten
los reyes mientras los hombres pelean.
 
El tiempo me enseñó que la miseria
es culpa de los hombres miserables;
que la justicia tarda y nunca llega
pero es la pesadilla del culpable.
El tiempo me enseñó que la memoria
no es menos poderosa que el olvido;
es solo que el poder de la victoria
se encarga de olvidar a los vencidos.
 
El tiempo me enseñó que los valientes
escribirán la historia con su sangre,
pero la historia escrita de los libros
se escribe con la pluma del cobarde.
El tiempo me enseñó que desconfiara
de lo que el tiempo mismo me ha enseñado.
Por eso a veces tengo la esperanza
que el tiempo pueda estar equivocado.




Tabare Cardozo:
Yo cada vez creo menos en las revoluciones sociales ,cada vez menos.

Y si creo cada vez más en las evoluciones personales, individuales.


Niño payaso

Se abren las puertas de la razón
Baja del cielo sube al camión
Niño payaso se abre el telón
Luz del tablado constelación


A marcha camión

Viento en la cara
Rebeldía de no tener
Nunca el viento a favor
 
 
A marcha camión, sabiduría
La consigna de mantener, luz en el corazón





 

El Canario Luna fuelustrador de zapatos y vendedor de diarios, comenzó a los 13 años, en
1956, su actividad en los tablados del carnaval uruguayo, que continúo
hasta el 2000, cuando salió por última vez con la murga La Clarinada.

DE voz aguda y expresiva, y de personalidad fuerte y controvertida,
"Canario" fue un personaje que también llamó la atención por el tenor
de sus declaraciones, como cuando dijo que no le gustaba cantar ("yo no
canto, grito") y que era algo que hacía como "una changa para comer con
aceite". O cuando cuestionó al carnaval uruguayo: "Es como el fútbol:
el fútbol de antes era mejor. Con la murga pasa lo mismo. Ahora se está
mezclando mucho con el teatro".




 






 

miércoles, 27 de enero de 2010

El Señor Estrella.

A veces Internet me da sorpresas lindas, hoy por ejemplo encontré este poema y este video.
Que alegría descubrir a un poeta tan peculiar y mágico como este señor argentino llamado Jorge Estrella.






EN UN BAR


Estaba yo en un bar
cuando entró un santiagueño arrastrando
su complejo de Edipo.
Buscaba a la madre tierra
la que hacía más de un siglo
que acababa de mudarse
al potrero de la otra cuadra.
Pensé en mi madre
y me clavé un diente del peine
que estaba usando como tenedor
de libros.
Una rubia se me sentó al lado
y, mirándome con lujuria,
me dijo que se estaban cayendo
las bolsas del mundo.
No sabiendo yo a qué bolsas se refería,
recordé que a mí se me había caído
una bolsa de cemento arriba del dedo gordo.
Grité
como si me estuviese pasando en ese instante.
La rubia se sobresaltó y se convirtió en morocha
y, como a mí me gustan las morochas,
la invité a bailar
pero ella me dijo que era huérfana
y, en lugar de bailar,
lloramos.
En eso, y por mera casualidad,
llegó un pañuelo recién planchado
que nos fue muy útil.
Yo no tenía nada de sueño
y pedí otro vaso de sólido
porque no me gustan los líquidos
y me quedé mirando un cuadro
de situaciones bastante complicadas.
Aún los cuervos no graznaban en occidente
cuando entró un policía
y, luego de saludar a todos,
me llevó a mi casa.
Allí, mi mujer
me tomó las huellas dactilares,
me desnudó,
me encerró en una celda
y se llevó las llaves.





domingo, 24 de enero de 2010

¿Saben de qué les voy a hablar?




¿Saben de qué les voy a hablar?

Esta historia comienza cuando Nasrudin llega a un pequeño pueblo en algún lugar lejano de Medio Oriente.

Era la primera vez que estaba en ese pueblo y una multitud se había reunido en un auditorio para escucharlo. Nasrudin, que en verdad no sabia que decir, porque él sabía que nada sabía, se propuso improvisar algo y así intentar salir del atolladero en el que se encontraba.

Entró muy seguro y se paró frente a la gente. Abrió las manos y dijo:

-Supongo que si ustedes están aquí, ya sabrán que es lo que yo tengo para decirles.

La gente dijo:

-No... ¿Qué es lo que tienes para decirnos? No lo sabemos ¡Háblanos! ¡Queremos escucharte!

Nasrudin contestó:

-Si ustedes vinieron hasta aquí sin saber que es lo que yo vengo a decirles, entonces no están preparados para escucharlo.

Dicho esto, se levantó y se fue.

La gente se quedó sorprendida. Todos habían venido esa mañana para escucharlo y el hombre se iba simplemente diciéndoles eso. Habría sido un fracaso total si no fuera porque uno de los presentes -nunca falta uno- mientras Nasrudin se alejaba, dijo en voz alta:

-¡Qué inteligente!

Y como siempre sucede, cuando uno no entiende nada y otro dice "¡qué inteligente!", para no sentirse un idiota uno repite: "¡si, claro, qué inteligente!". Y entonces, todos empezaron a repetir:

-Qué inteligente.
-Qué inteligente.

Hasta que uno añadió:

-Si, qué inteligente, pero... qué breve.

Y otro agrego:

-Tiene la brevedad y la síntesis de los sabios. Porque tiene razón. ¿Cómo nosotros vamos a venir acá sin siquiera saber qué venimos a escuchar? Qué estúpidos que hemos sido. Hemos perdido una oportunidad maravillosa. Qué iluminación, qué sabiduría. Vamos a pedirle a este hombre que dé una segunda conferencia.

Entonces fueron a ver a Nasrudin. La gente había quedado tan asombrada con lo que había pasado en la primera reunión, que algunos habían empezado a decir que el conocimiento de Él era demasiado para reunirlo en una sola conferencia.

Nasrudin dijo:

-No, es justo al revés, están equivocados. Mi conocimiento apenas alcanza para una conferencia. Jamás podría dar dos.

La gente dijo:

-¡Qué humilde!

Y cuanto más Nasrudin insistía en que no tenia nada para decir, con mayor razón la gente insistía en que querían escucharlo una vez más. Finalmente, después de mucho empeño, Nasrudin accedió a dar una segunda conferencia.

Al día siguiente, el supuesto iluminado regresó al lugar de reunión, donde había más gente aún, pues todos sabían del éxito de la conferencia anterior. Nasrudin se paró frente al público e insistió con su técnica:

-Supongo que ustedes ya sabrán que he venido a decirles.

La gente estaba avisada para cuidarse de no ofender al maestro con la infantil respuesta de la anterior conferencia; así que todos dijeron:

-Si, claro, por supuesto lo sabemos. Por eso hemos venido.

Nasrudin bajó la cabeza y entonces añadió:

-Bueno, si todos ya saben qué es lo que vengo a decirles, yo no veo la necesidad de repetir.

Se levantó y se volvió a ir.

La gente se quedó estupefacta; porque aunque ahora habían dicho otra cosa, el resultado había sido exactamente el mismo. Hasta que alguien, otro alguien, gritó:

-¡Brillante!

Y cuando todos oyeron que alguien había dicho "¡brillante!", el resto comenzó a decir:

-¡Si, claro, este es el complemento de la sabiduría de la conferencia de ayer!

-Qué maravilloso
-Qué espectacular
-Qué sensacional, qué bárbaro

Hasta que alguien dijo:

-Si, pero... mucha brevedad.
-Es cierto- se quejó otro
-Capacidad de síntesis- justificó un tercero.

Y en seguida se oyó:

-Queremos más, queremos escucharlo más. ¡Queremos que este hombre nos de más de su sabiduría!

Entonces, una delegación de los notables fue a ver a Nasrudin para pedirle que diera una tercera y definitiva conferencia. Nasrudin dijo que no, que de ninguna manera; que él no tenia conocimientos para dar tres conferencias y que, además, ya tenia que regresar a su ciudad de origen.

La gente le imploró, le suplicó, le pidió una y otra vez; por sus ancestros, por su progenie, por todos los santos, por lo que fuera. Aquella persistencia lo persuadió y, finalmente, Nasrudin aceptó temblando dar la tercera y definitiva conferencia.

Por tercera vez se paró frente al publico, que ya eran multitudes, y les dijo:

-Supongo que ustedes ya sabrán de qué les voy a hablar.

Esta vez, la gente se había puesto de acuerdo: sólo el intendente del poblado contestaría. El hombre de primera fila dijo:

-Algunos si y otros no.

En ese momento, un largo silencio estremeció al auditorio. Todos, incluso los jóvenes, siguieron a Nasrudin con la mirada.

Entonces el maestro respondió:

-En ese caso, los que saben... cuéntenles a los que no saben.

Se levantó y se fue.







viernes, 22 de enero de 2010

LUZ



¿Quién es más necio, el niño que teme a la oscuridad o el hombre que teme a la luz?



jueves, 21 de enero de 2010

Ya no sé que hacer conmigo

Hay días en que no se que hacer conmigo, pero por suerte hay canciones como esta que me hacen no sentirme tan anormal…




miércoles, 20 de enero de 2010

versos simples



Ya lo sé, recuerdo haberlo leído en un poema:

El corazón siempre hace sus tumultuosas preguntas
que nuestra mente intenta en vano responder.
Pero también sé y esto no lo leí en ningún poema:
que cuando nuestra mente hace sus tumultuosas preguntas
el corazón certeramente ya sabe las respuestas







A veces generosamente las palabras
Se abren como capullos y todo decir
se vuelve superfluo e impertinente
Y en señal de gratitud
intento abrazar al silencio
escribiendo torpemente estos poemas.






Aprendí que a pesar de todo,
allí donde parece más ausente
esta palpitando la belleza
esperándonos para celebrar.




lunes, 18 de enero de 2010

Tom y sus dos amores






Mis canciones vienen de todas partes, de recuerdos, de observaciones. Cosas que escuché, cosas que esperé. Tengo la sensación de que esas canciones no son necesariamente mías. Hay gente que fabrica sillas para que otros se sienten en ellas. Pasa lo mismo con mis canciones. Tengo mi estilo, y eso es innegable. Pero lo que quiero decir es que las canciones a veces vienen a mí, pero no siempre vienen de mí. Vienen a mí, y yo las transcribo. Vienen de lugares diferentes.



Componer es una actividad compulsiva para mí. con el tiempo se convirtió en algo compulsivo. Como un hábito. Soy como esa gente que pasa el día entero haciendo retratos de los mozos, del cocinero y los clientes. Tengo una grabador pequeño que llevo a todas partes y me grabo cuando me vienen ganas de cantar. Puede ser en el auto, y entonces me pongo a cantar golpeteando sobre el tablero.





Componer es como pescar.

El hecho de que tú no no pesques nada no significa que no haya
peces ahí afuera.

"Escribir canciones es como capturar pájaros sin matarlos. A veces todo lo que consigues es quedarte con la boca llena de plumas".



“Me gustan las melodías hermosas que cuentan cosas terribles”.


"Una canción debe tener su propio sistema nervioso. La melodía es como el humo, y el ritmo son las toses."


Cualquier arte debe sufrir retos, cambios, reinterpretaciones. Si no sobrevive, es que no vale la pena


"Hacer canciones es difícil, porque si son demasiado obvias salen directamente por la otra oreja. Pero si no son lo suficientemente obvias nunca llegan a entrar. Nadie escucha una canción como quien lee unas instrucciones".



"Las canciones se inventan. Como dice Bob Dylan, en realidad no las escribes, simplemente las apuntas en un papel. Están en una especie de flujo por encima de tu cabeza. Y cuando estás receptivo y vibrando en el lugar adecuado, puedes tirar de una. Agarrarla por las patas como si fuera un pollo".



Tom considera que la letra de una canción sin la música es una obra incompleta,ambas deben retroalimentarse:"Las letras me parecen muy importantes pero... No están diseñadas para que funcionen por sí solas. A un pájaro no le puedes arrancar la cabeza para que vuele, hay que ponérsela en su sitio".



Muchas de tus canciones estan coescritas con tu esposa Kathleen. que de¿Quién es más sentimental de vosotros dos? ¿Hace ella que aflore tu sensibilidad, o haces tú que aflore la suya?


- Un poco de las dos cosas. En la química entre dos personas nunca puedes retroceder y separar qué partes son las tuyas y qué partes son las mías. Es un crisol. Nos hemos fundido. Pero ella me dice cosas como 'Si escribes otra canción en la que le quitas a alguien un dedo, te dejo. Si le arrancas a alguien un brazo, o si pones otro ciego en una canción, te dejo".


- ¿Así es ella la parte humanitaria?


- Bueno, ella es del medio oeste. Como la canción A Little Rain, de Bone Machine. (Canta llorosamente) "La mula del hombre del hielo está aparcada fuera del bar donde un hombre al que le faltan algunos dedos toca una extraña guitarra, y un enano alemán baila con el hijo del carnicero, y un poco de lluvia nunca hizo daño a nadie". Ella dice '¿Por qué tienes que quitarle los dedos? ¿Por qué no puedes dejarle tocar la guitarra como un tipo normal en un bar? ¡Dios! ¿Y por qué tiene que ser el tipo alemán un enano? Y si lo es, ¿por qué tenemos que saberlo? ¡No es una película!' 'Pero cariño, a veces tienes que encoger a la gente, arrancarles algún miembro. Es sólo una licencia artística'.




Mi esposa ha sido genial. He aprendido mucho de ella. Es católica irlandesa. Tiene todo el oscuro bosque viviendo en su interior. Me empuja a lugares a los que yo no iría. ¿Y los niños? Creativamente, son asombrosos. El modo en que dibujan, ¿sabes? Se salen de la hoja de papel y siguen dibujando por las paredes. Desearías ser tan abierto.


- Tengo la sensación de que casarte con Kathleen te cambió enormemente.
- Oh, Dios, sí, no hay duda. De forma positiva. Estoy vivo gracias a ella. Era un desastre. Era un adicto. Yo no lo habría conseguido. Fui salvado en el último minuto, como por un deus ex machina. Soy como el Correcaminos, ya sabes, que corría y se salía del risco y miraba alrededor y justo antes de precipitarse al vacío volvía corriendo sobre el humo que había en sus pies, de vuelta al risco. Ese soy yo. He tenido la suerte de caminar sobre el humo. Dejé la bebida hace unos catorce años, fue un momento decisivo. Y tener hijos, ya sabes... una vez has tenido hijos no puedes imaginarte cómo es no tenerlos. Así que mi mujer y mis hijos me salvaron la vida.


WAITS ha dicho: "Ella no le gusta la atención, pero ella es una presencia de incandescencia en todas las canciones que trabajamos juntos."


Brennan y Tom,son muy reservados y protegen mucho sus vidas privadas. Viven en California con sus tres hijos, Kellesimone, Sullivan, y Casey.


Esta canción es sencillamente genial

(Este post esta dedicado a mi buen amigo Jorge Castro)





Los pájaros cantaron
al hacerse de día.
“Empieza de nuevo”,
oí que decían.
No pierdas el tiempo
Pensando en lo que ya pasó
o en lo que aún no ha pasado.

Suenan las campanas que todavía puedan sonar.
Olvida tu ofrenda perfecta.
en toda cosa hay una grieta,
es por ahí donde entra la luz.

LEONARD COHEN